Huracán “Joaquín” marca la temporada “tranquila” en el Atlántico, con 76 muertos

0
242

MIAMI, EE.UU. La temporada de huracanes en el Atlántico concluyó ayer oficialmente con una actividad por debajo de lo normal, pero será recordada por el huracán “Joaquín” de categoría 4, que dejó 76 muertos a su paso, 33 de los cuales eran tripulantes del carguero “El Faro”, que se hundió en aguas de Bahamas.

“El Faro”, de más de 200 metros de eslora y cargado con cerca de 700 contenedores, había partido el 29 de septiembre de Jacksonville, en la costa este de Florida, con destino a Puerto Rico, tres horas después de que los meteorólogos estadounidenses advirtieran de que la tormenta “Joaquín” se convertiría en huracán.

El buque nunca llegó a su destino. Desapareció frente a las Bahamas, en medio del poderoso ciclón “Joaquín”, sin que hubiera supervivientes.

“La principal historia de esta temporada de huracanes la escribió el huracán Joaquín, que hundió al carguero ‘El Faro’ y devastó, con vientos de 249 kilómetros por hora, partes del centro y sureste de Bahamas”, destacó a Efe Robbie Berg, meteorólogo del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.

De hecho, “Joaquín” se situó apenas dos kilómetros por debajo de la categoría mayor, 5 (vientos a partir de 252 kilómetros por hora), en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, y dejó más de US$60 millones en daños en Bahamas, además de 5,000 damnificados.

Pero, “en conjunto -apuntó Berg- la actividad de huracanes fue por debajo de lo normal”, con el registro de 11 tormentas tropicales, cuatro de las cuales se transformaron en huracán y dos, Danny y Joaquín, fueron de categoría mayor (3 y 4, respectivamente).

Al comienzo de la temporada ciclónica en el Atlántico, el 1ro de junio pasado, los cálculos de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EE.UU. preveían una actividad menor de lo normal, con la formación de entre 6 y 11 tormentas tropicales, de las cuales entre 3 y 6 llegarían a huracanes, y uno o dos de ellos de categoría mayor.

Con el fin de la temporada de huracanes 2015, el estado de Florida continúa una racha de diez años sin sufrir el impacto de un huracán, lo que supone un nuevo récord para la península.

La alta presión presente en Bermudas y el oeste del Atlántico fue un factor significativo en la protección de la costa floridana, al actuar como escudo y desviar varias tormentas tropicales hacia aguas del Atlántico norte.

Fenómeno “El Niño”

Pero, sin duda, el principal elemento responsable de una actividad ciclónica por debajo de lo normal fue el fenómeno de “El Niño”, muy presente durante todo el año en el Pacífico, que inhibe la formación de huracanes en el Atlántico.

Con “El Niño”, precisó el experto, “aumenta la acción de los vientos cortantes en las capas superiores en el Atlántico”, lo que reduce la actividad ciclónica.

No obstante, “los meteorólogos insistimos todos los años en lo mismo: aun cuando no sea una temporada de huracanes muy activa, puede causar muerte y destrucción”, como así fue esta temporada, con un total de 76 muertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here