Sigue incierta la situación de las familias afectadas por explosión de envasadora de Los Ríos

0
166

SANTO DOMINGO. A casi tres meses y medio de la explosión de la envasadora Sol Gas en Los Ríos, que dejó un saldo de tres muertos y decenas de heridos, el futuro sigue siendo incierto para las familias afectadas muchas de las cuales viven en casa alquiladas y aún padecen las secuelas económicas y psicológicas de aquella madrugada de febrero.

Conscientes de que no lograrán sacar de su mente ese episodio, sobre todo los que perdieron familiares, los moradores todavía no encuentran consuelo ni alivio al tener que vivir lejos de las propiedades que construyeron y adquirieron con sacrificios, con la dolencia a cuesta, algunas físicas y otras reflejadas en su rostro.

Leónidas Henríquez, viuda de Felipe Morel, fallecido por causa del incendio, quedó marcada de por vida. Felipe era su soporte, el amor de su vida, el que buscaba el dinero de comer y pagar la casa y cada mañana, en la hora que ocurrió la tragedia la recuerda como el primer día.

El sentimiento aflora, y se deja ver a través de sus grandes ojos, de cuyas cuencas salen dos lágrimas que como dos diminutos ríos deja caer en su rostro.

Cuenta que ella no ha recibido ninguna ayuda desde que falleció su esposo a final de febrero de este año. Los propietarios de Sol Gas, ni la han indemnizado, razón por la cual la familia procedió a apoderar a un abogado para demandara la empresa.

“Ellos con nosotros se han olvidado y ellos deben darnos a nosotros una indemnización que sea justa, ya a mi edad y enferma ¿dónde voy yo a conseguir un empleo ?”

Junta de vecinos

Luis Alfredo Arnaud, presidente de la Junta de Vecinos La Esperanza II de Los Ríos, dijo que de las más de cien familias afectadas, la mayoría siguen alquiladas, pero que no se le paga a tiempo a los propietarios por retraso de los dueños de la envasadora.

Explica que los dueños de la envasadora no se han reunido con los afectados para dialogar sobre los pasos a dar.

“La gente no quiere la planta de gas en el sector, pero ellos (los propietarios de la envasadora), quieren más terrenos y ellos quieren comprar , pero la gente no quiere vender sus casas ”, dijo.

Ahora presión

En vez de recibir ayuda, los moradores lo que están es recibiendo presión porque los dueños de la envasadora lo que quieren es que los vecinos les vendan los terrenos, pero la mayoría se niega y lo que exigen es el pago de sus casas y el retiro del lugar del establecimiento comercial”.

César Vargas y José Zayas son dos padres de familia afectados por la explosión y dicen que desde el pasado sábado reciben presión para que vendan sus propiedades, de parte de personas que no identificaron. Dijeron que cuatro hombres en una yipeta les entregaron documentos, que consideran son actos de alguacil, para que se vayan del lugar.

“Ellos han dicho que si queremos guerra, y nosotros les decimos: guerra tenemos nosotros para ustedes, si ustedes quieren, pueden venir preparados para la guerra”, dijo Zayas.