Usuarios del Sector Financiero Dominicano sin Protección Estatal

0
151

EDITORIAL

Quejas, dolor e impotencia es el sentimiento que cada día manifiestan los usuarios del sector financiero de la República Dominicana. Los grandes problemas que afectan a los usuarios aumentan cada momento. Es el caso de la tasa de interés que aumenta casi diario, sin dar una explicación a los subordinados obligados del sector financiero de cuales son las causas de este desacierto económico que afecta su economía, sus préstamos y sus obligaciones financieras.

En la actualidad la banca pública, entiéndase banca del Estado, así como la banca privada, o bancos privados, tienen a los usuarios al coger la loma como vulgarmente se dice en el campo, ya que sus servicios para nada son eficientes, por el contrario, cada día empeoran más, con muy pocas excepciones.

El sector financiero se encarga de todo lo relacionado con los flujos de dinero, actividades económicas, tales como, ofrecer préstamos personales, canalizar el ahorro, ofrecer servicios relacionados con la bolsa de valores, los seguros, las hipotecas, dar facilidades para la movilidad económica ágil y de calidad y es precisamente de esta obligación que han surgido los ya famosos cajeros automáticos denominados siempre hábiles y agiles y otros buzones de depósitos de dinero,  así como los retiros por fuera o por agentes exteriores.

Basado en esta obligación de mejorar la calidad el sector financiero y los servicios económicos, estos habilitaron la denominada Red de Cajeros Automáticos ¨UNARERD, en la cual confluyen los bancos del Estado, los múltiples privados y otros, supuestamente con el objeto de que los usuarios realicen retiros, consultas de balance, depósitos, entre otras operaciones diarias  que según UNARED, debió ser libre de costo y sin afectación económica, de esta manera reducirían las filas y las incomodidades, pero además se produciría según estos, una reducción del costo diario de las operaciones para los usuarios de todo el país.

Todas estas supuestas facilidades de UNARED y sus cajeros automáticos, siempre hábiles y ágil, eran una vulgar mentira, un engaño, una estafa colectiva financiera, pues casi siempre todos los cajeros están dañados o fuera de servicios y los usuarios en ocasiones deben recorrer kilómetros para encontrar un cajero habilitado.

 Además se debe resaltar que esas operaciones de retiros y consultas de balances, retiros con tarjetas de créditos, según estos, por la creación de la red, estarían libre de costo, porque se trataba de un servicio más de los bancos por exigencias del Estado dominicano, para la eficiencia del sector financiero, sin embargo ahora el primer mensaje del cajero es, que la operación financiera tendrá un costo de un  6%, 7%, u otros montos de cuotas fijas,  por retiro o consulta u operación, es decir, es un robo en los caminos públicos, una burla asquerosa de estos oligarcas enemigos de la población y fuera del control, vigilancia y corrección del Estado, sobre todos de la Superintendencia de Bancos, cuyos directivos al parecer no usan cajeros ya, porque están muy encumbrados, no ven lo que esta pasando dentro y fuera de los bancos nacionales.

Diariodespertar.com, lamenta la burla de los bancos dominicanos contra los usuarios, la falta de servicio de los cajeros automáticos que están siempre dañados o fuera de servicio, así como el cobro indebido por retiros dentro de esta red financiera, pero, sobre todo, lamenta la falta de supervisión, la mala fe económica y la falta de supervisión de la muda, inerte y silenciosa Superintendencia de Bancos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here