Techo del estadio Arthur Ashe de NY se cierra por primera vez con Nadal en pista

0
432

Nueva York.- El techo retráctil del estadio Arthur Ashe de Nueva York se cerró este miércoles por primera vez durante el partido del Abierto de Estados Unidos que disputaron el tenista español Rafael Nadal y el italiano Andreas Seppi.

«Ha sido increíble y estoy muy contento, pero la diferencia no ha sido muy grande. Con el techo abierto no hay nada de viento, así que el cambio ni se nota, y está tan alto que no sientes que esté cerrado», afirmó Nadal a los periodistas tras vencer a Seppi.

El partido se suspendió a las 22:38 hora local (02:38 GMT del jueves) cuando empezaban a caer las primeras gotas en el estadio y los organizadores decidieron activar el mecanismo para cerrar el impresionante techo, en un proceso que duró 5 minutos y 35 segundos.

«Rafael Nadal ha tenido la distinción de ser el primero jugador en entrenar y jugar un partido con el nuevo techo del estadio Arthur Ashe cerrado», destacaron en un comunicado los organizadores del torneo, el último Grand Slam de la temporada.

El cierre del techo retráctil se decidió en mitad del segundo set cuando el español se disponía a sacar con un 3-3 en el mercado, y los jugadores volvieron a la pista a las 22:46 hora local (02:46 GMT del jueves).

Para el tenista español, es «fantástico» que Nueva York tenga una pista cubierta, algo «buenísimo para el torneo, para los fans, para los jugadores y para el deporte en sí», pero en su opinión, no se debería cerrar el techo «a la mínima que caigan dos gotas».

«Si es una lluvia que va a durar solo cinco minutos no se debería cerrar el techo, porque esto es un torneo al aire libre», insistió Nadal, quien en todo caso reiteró que está encantado de haber sido el primer tenista en jugar con el techo cerrado.

Con esta nueva construcción, que tuvo un coste de 150 millones de dólares, se puso fin a las largas demoras por lluvia que cada año se generaban en el estadio más grande que hay en el tenis mundial para un torneo de Grand Slam. EFE