Sanó hace ruido y gana titulares desde que tenía 15 años, por su talento anormal

0
290

SANTO DOMINGO. Miguel Ángel Jean Sanó hace ruido y gana titulares desde que tenía 15 años, por su talento anormal, las dudas sobre su edad, el despliegue mediático local e internacional, los precedentes que sentó su reclutamiento (como pruebas de ADN y huesos) y la puja millonaria en la que se enfrascaron los equipos que querían ficharlo.

Seis años después de estampar con los Mellizos, muchos entienden por qué no podían estar equivocados tantos escuchas que recomendaron bonos de siete cifras para este petromacorisano. El ruido no ha cesado por todos los circuitos que ha pasado, pero con el madero.

El slugging (bases alcanzadas por turnos al bate) de Sanó (.608) a los 22 años es el tercero mejor de la historia, sólo superado por dos mitos con nichos en Coopertown: Joe DiMaggio (.673 en 1937) y Jimmie Foxx (.637 en 1930).

Con el cuadrangular 14 de la campaña, que disparó el martes ante los Medias Blancas, Sanó se convirtió en apenas el cuarto jugador en la última década en llegar a esa cifra en sus primeros 50 partidos en la Gran Carpa. Lo hizo en un conteo de 3-2, ante un cambio de Nate Jones, y con la limitación física de molestias en su pierna derecha que le obliga a ser tratado 45 minutos antes de cada partido.

Ni las cámaras HD que lo siguieron desde los 15 años en la humilde vivienda de piso de tierra y zinc en la que creció grabando una película (Pelotero) con él como protagonista, ni el bono de US$3.1 millones que le dio Minnesota, ni ser fijo en el listado de los principales, ni la operación Tommy John en su codo derecho que lo sacó de béisbol por todo 2014 han desenfocado a este toletero.

Su físico ha sufrido una transformación que se ha traducido en pérdida de versatilidad (era torpedero ,y hoy solo puede jugar en las esquina del infield o designado), pero su poder y contacto no se han visto afectados. Ha agregado 70 libras mayormente de músculo desde las 190 que firmó (hoy tiene 260) y dos pulgadas de estatura para llegar a 6’4, además de orificios en sus orejas, y se casó.

Tras culminar su proceso de recuperación comenzó el año en Chattanooga (AA) donde bateó .274 con 15 jonrones y 48 remolcadas en 66 partidos y 286 turnos mayormente como antesalista.

“En dos años será el próximo Miguel Cabrera”, dijo su compañero Eduardo Escobar al diario StarTribune que circula en las ciudades gemelas de Minneapolis y St. Paul. “Tiene buena disciplina en el plato, parece un veterano, y no un joven”, dijo el venezolano.

Pero a falta de casi un mes para que concluya la temporada, su candidatura al Novato del Año de la Liga Americana ha encontrado una pared en el torpedero puertorriqueño Carlos Correa (Houston), quien batea para .279 con 16 vuelacercas, 17 dobles y 45 remolcadas. Ayer, Sanó fue anunciado como el Novato del Mes de agosto de la Americana.

La subida de Sanó a principio sde julio, sumada a un núcleo joven que incluye a Eddie Rosario, Aaron Hicks y Byron Buxton, tiene a los Mellizos cerca del dinero de la postemporada. Tras ganar nueve de los últimos 11 encuentros, Minnesota comenzó la jornada de ayer a un partido de los Rangers por el segundo wild card y a dos y medio de los Rays por el primero. Minnesota no va a playoffs desde 2010.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here