Rehabilitación de Zona Colonial dinamiza economía y actividades turísticas

0
738

SANTO DOMINGO.-La representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el país, Flora Montealegre dijo que la Zona Colonial está comenzando a tener un mayor dinamismo económico, debido al programa de inversión y promoción del turismo que ejecuta el Gobierno y otros organismos en ese sector capitaleño.

Sin embargo, los trabajos de rehabilitación de estructuras y edificios históricos, construcciones de calles, aceras y otras labores de embellecimientos en esa zona han creado polémicas y enfrentamientos entre las autoridades, comerciantes y vecinos del lugar. Solo vamos a vitar el derrumbe de parte del hotel Francés el día 2 de mayo pasado y la rehabilitación de las Ruinas de San Francisco.

 Sostuvo que el programa de inversión en la Ciudad Colonial, que lidera el Gobierno dominicano, promueve un resultado transformador para los moradores del centro histórico, los residentes de Santo Domingo y para los turistas.

Montealegre habló en ese sentido en el auditorio del Banco Central durante la presentación de los resultados de un estudio sobre el “Escenario Demográfico y Económico de la Ciudad Colonial”, con el auspicio del Ministerio de Turismo, y donde estaban presentes representantes de los comerciantes, residentes en esa zona y autoridades gubernamentales.

Estos trabajos muestran las opiniones de los residentes, dueños de negocios y turistas, e incluyen un censo de población y vivienda; una encuesta de negocios y a los turistas sobre la Ciudad Colonial en el periodo del 2010 al 2015.El estudio señala que un 66 por ciento de los informantes tiene una alta valoración sobre el impacto del programa de fomento al turismo

Indicó que La Ciudad Colonial de Santo Domingo, como primada de América, posee un patrimonio cultural que coloca ese espacio de 104 manzanas como el principal referente en la memoria histórica de la hispanidad en las Américas, y agregó que “como sabemos, la Zona Colonial ha pasado por un largo periodo de declive económico pero está comenzando a tener un mayor dinamismo”.

Recordó que “desde los años 60’s y hasta finales de los 90’s, la Zona Colonial sufrió un proceso de despoblamiento y menor actividad económica, fruto de la migración de sus residentes hacia otras áreas de la ciudad que ofrecían mayor comodidad y servicios públicos de mejor calidad”.

Dijo que al “igual que en muchas otras capitales de Latinoamérica, el proceso de urbanización llevó a la proliferación de centros comerciales y barrios privados cerrados, que trajo como consecuencia un deterioro del espacio público como espacio de convivencia social”.

Agregó que el empresariado que permaneció en la Zona Colonial en su mayoría no contaba con recursos necesarios para mejorar su negocio. Tampoco la demanda justificaba una inversión importante; esto generó un círculo vicioso que alejó cada vez más a sus pobladores y a los visitantes, y  ocasiono el deterioro del patrimonio cultural e histórico del país.

Montealegre en su ponencia sostuvo que “ en ese contexto, las inversiones realizadas por el Gobierno Nacional en los últimos 3 años, con el apoyo del BID, viene sentado las bases de un cambio positivo que hoy presenta resultados tangibles”.

“Para el BID es un honor poder apoyar el esfuerzo de los dominicanos en esta gran tarea.  Hoy en Latinoamérica, 4 de cada 5 personas vive en ciudades.  Por tanto, los programas destinados a mejorar las ciudades constituyen uno de los pilares de nuestra agenda de desarrollo. Las ciudades son el centro económico y social.  Su desarrollo sostenible y ambientalmente limpio, así como la jerarquización de los espacios públicos, son inversiones esenciales en la calidad de vida de sus habitantes”, añadió.

Explicó que con los residentes en ese histórico sector se trabajará en inversiones consensuadas que promuevan los espacios públicos, mejoren la habitabilidad y que permitan recuperar el comercio, crear empleo y generar riqueza entre sus moradores.

Dijo que “para los habitantes de Santo Domingo se apoyarán obras destinadas a ampliar la oferta de espacios ciudadanos con contenidos sociales y culturales.  Para los turistas que visitan la ciudad, se apoyará el desarrollo de un atractivo cultural y social, que proveerá una imagen-país más amplia que el tradicional concepto de sol y playa”.

“Este conjunto de actividades, que combinan lo público con lo privado y la cultura dominicana con el acervo histórico tiene como elemento adicional el contribuir con la agenda de competitividad”, enfatizó.

La funcionaria del BID destacó que “dicha agenda busca diversificar la oferta turística con valor agregado, mediante la promoción del turismo cultural.  Esto le permitirá a República Dominicana seguir diferenciándose de otros competidores de la región”.

Afirmó que el BID tiene una “vasta experiencia en América Latina y el Caribe en la rehabilitación de centros históricos, así como de lugares y sitios declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, en países como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Nicaragua, Honduras, Ecuador y Uruguay”.

Montealegre indicó que  ”en el caso de la Zona Colonial de Santo Domingo, estamos en un proceso avanzado en el financiamiento de una primera operación cuyo ámbito de acción es la parte  monumental de la ciudad.  A solicitud de Gobierno Nacional, está bajo diseño una siguiente fase de mayor envergadura que incorpore al resto de la Zona Colonial y recoja las lecciones aprendidas de esta primera etapa”.

Consideró que hay que construir una plataforma amplia de apoyo a la Revitalización Integral Turística y Urbana de la Zona Colonial de Santo Domingo, donde se contemple “planear con una visión transversal. Se necesita incorporar una visión integral y multisectorial que responda a los desafíos de la ciudad.  En esta visión, además de continuar ampliando la oferta cultural y turística, se necesita trabajar en el mejoramiento de los espacios públicos, en la habitabilidad de los moradores, en el fortalecimiento de las MIPYMES y en la asociatividad público-privada”.

También revitalizar la ciudad para las personas.  El residente debe ser el epicentro de la planificación y gestión de la ciudad.  La mejora en la calidad de vida de los moradores mejora la equidad, la cohesión social y el sentido de pertenencia de las inversiones a realizar.

Además, garantizar seguridad  para el bienestar ciudadano y la atracción de las inversiones.  Se debe continuar con los esfuerzos para que la Zona Colonial sea un lugar seguro para todos.

Así como crear un espacio de trabajo conjunto y coordinado entre las instituciones nacionales y locales –involucrando al sector privado-, así como fortalecer las capacidades técnicas de todos los involucrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here