Pujols o Cabrera: ¿Cuál terminará con mejores números en la MLB?

0
170

SANTO DOMINGO. Año 2025, un dominicano y un venezolano se enfrascan en una amigable pero intensa discusión en un restaurante de Miami en torno a cuál ha sido el mejor pelotero ofensivo nacido en América Latina, con Roberto Clemente y Rob Carew descartados.

El bolivariano abre su móvil de última generación y enseña lo que hizo Miguel Cabrera, mientras que el quisqueyano hace lo mismo para defender a Albert Pujols. La escena se repite a menudo en Caracas y Santo Domingo, pero nadie entrega el trono a uno.

En la primera década del siglo XXI, Pujols fue un azote tal del pitcheo, que para encontrar referentes era necesario acudir a las hemerotecas y enciclopedias, ya que en el horizonte no los había, y a menudo aparecía el nombre de Joe Dimaggio, que en 13 temporadas acumuló números de inmortal.

Pujols, de 36 años, promedió en su primeras 10 temporadas (2001-2010) para .331 con 41 jonrones y 123 carreras remolcadas, una producción que amenazaba marcas sagradas ofensivas.

Tras firmarlo por US$60 mil luego de tomarlo después de 401 jugadores en el sorteo de 1999, los Cardenales actualizaron su salario con un contrato de US$100 millones (2004-2011).

Cabrera, que debutó dos años más tarde, no estuvo a ese nivel de anormalidad entre 2003-2011, pero su madero le proyectaba destino de Cooperstown (.311, 31 HR y 110 CE), y lo convertía en una sombra inminente ante cualquier resbalón del de Cristo Rey.

Pero una vez Pujols cruzó la barrera de los 30 años (2011), con lesiones más pronunciadas, no estuvo ajeno al declive lógico que afecta a los peloteros en algunas facetas de su juego, mientras que el temor por el aumento de peso en Cabrera no fue el que se pronosticó, y el de Maracay ha sacado lo mejor de sí.

Desde 2011, Miggy no ha parado de destrozar el pitcheo del Big Show, ha ganado cuatro títulos de bateo, logró la primera Triple Corona del bateo en 45 años (2012) y ha logrado 25 victorias sobre jugador reemplazo (WAR) más que Pujols en el trayecto (32.2 a 7.2) en la versión de Baseball-Reference.

Este último lustro (más el mes de campaña 2016) ha acercado más la discusión. Cabrera, de 33 años, batea para .331 con 33 vuelacercas y 115 producidas por zafra, mientras que Pujols va en .269 con 32 jonrones y 96 llevadas al home plate.

Los Marlins reclutaron a Cabrera el mismo año que los Cardenales a Pujols (1999), pero el sudamericano como un Top Prospect a razón de US$2 millones.

Dave Dombrowski, quien autorizó esa firma a final de siglo pasado, cuando era gerente de Florida, se lo llevó a Detroit en 2008, y le otorgó un pacto de ocho años (hasta 2015) por US$152 millones como principal activo de un proyecto que no termina de ganar una Serie Mundial.

Ese acuerdo fue actualizado en 2014 por US$248 millones por ocho campañas (hasta 2023) más opciones de US$30 millones para 2024 y 2025 basado en su desempeño.

Pujols puede terminar su carrera en 2021, cuando concluya su actual contrato con los Angelinos de US$240 millones con 41 años, alrededor de 700 jonrones, más de 3,000 hits y sobre las 2,000 carreras remolcadas.

Cabrera tiene la posibilidad de batear sobre .300, producir más de dos mil vueltas, coquetear con los 700 vuelacercas y sobre los 3,000 inatrapables.

De momento, el dominicano adorna sus postalitas con un premio al Novato del Año, dos Series Mundiales, dos MVP, dos Guantes de Oro, seis Bates de Plata y 10 apariciones en el Juego de Estrella.

El venezolano muestra sus músculos con dos MVP, 10 presencias en el All Star Game, cinco Bates de Plata y una Serie Mundial (2003).

Las estadísticas colocadas por estos dos maestros del madero promete un debate eterno, con sobrados argumentos para ambos lados.