Papa proclama al primer santo hispano de Estados Unidos, Junípero Serra

0
300

WASHINGTON. El papa Francisco proclamó ayer al primer santo hispano de Estados Unidos, Junípero Serra, en una ceremonia multitudinaria en Washington donde afirmó que el franciscano español buscó defender la dignidad de los indígenas que evangelizó.

“Buscó defender la dignidad de la comunidad nativa, protegiéndola de cuantos la habían abusado”, dijo el papa a propósito del nuevo santo, uno de los “padres de la patria” de Estados Unidos y único personaje español del National Statuary Hall del Capitolio de Washington.

El papa se refirió a la controversia que ya causó en 1988 la beatificación de Serra, ya que en las misiones que fundó convirtió a miles de indios, algunos de cuyos descendientes le acusan de crueldad.

Se trató de “abusos que hoy nos siguen provocando desagrado, especialmente por el dolor que causan en la vida de tantos”, dijo sobre la cuestión el papa, que llegó el martes a Estados Unidos procedente de Cuba dentro de su décimo viaje internacional.

“Tuvo un lema que inspiró sus pasos y plasmó su vida: supo decir, pero especialmente supo vivir diciendo: ‘siempre adelante’”. Esta fue la forma que Junípero encontró para vivir la alegría del Evangelio, para que no se le anestesiara el corazón”, agregó Francisco.

“Supo dejar su tierra, sus costumbres, se animó a abrir caminos, supo salir al encuentro de tantos aprendiendo a respetar sus costumbres y peculiaridades”, según explicó el papa en su homilía en español.

“Somos hijos de la audacia misionera de tantos que prefirieron no encerrarse ‘en las estructuras que nos dan una falsa contención… en las costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta”, dijo citando la exhortación apostólica papal Evangelii Gaudium.

La ceremonia de canonización se celebró en el exterior del Santuario nacional de la Inmaculada Concepción y a ella asistieron unas 25.000 personas, muchas de ellas hispanos.

Serra sube a los altares por el impulso de Francisco, quien lo ha proclamado sin que se haya confirmado un segundo milagro del santo, necesario para poder ser elevado a los altares.

Sobre ello, Francisco explicó el pasado enero que decidió elevar a los altares a Junípero Serra y a otros beatos por lo que se llama una canonización equivalente, es decir sin la necesidad de aprobar un milagro y debido a la probada veneración popular.

“He decidido canonizar a aquellos que hicieron una gran labor de evangelización y que recogen el espíritu evangelizador de la ‘Evangelii Gaudium’ (su exhortación apostólica “La alegría del evangelio”), explicó Francisco en su viaje desde Sri Lanka a Filipinas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here