Los restaurantes criollos van a golear en final Champions

0
198

SANTO DOMINGO. Cuando el árbitro inglés Mark Clattenburg llame al inicio del partido a las 8:45 de esta noche de Milán alrededor de 300 millones de personas en el mundo estarán de frente a televisores y una cantidad incalculable por la Internet para seguir el partido de clubes de fútbol para esperado del año.

Serán las 2:45 de la tarde en Santo Domingo y todo apunta a que el balompié volverá a dar una contundente exhibición del posicionamiento que goza en el patio cuando Real Madrid y Atlético se midan en la final de la Liga de Campeones de Europa.

Restaurantes a los que hay que reservar con tiempo para encontrar mesas, negocios que ofrecen paquetes especiales para la ocasión y marcas que desarrollaron campañas publicitarias para llevar fanáticos a ver el partido en cines son una pequeña muestra de los niveles de interés que ha alcanzado esta disciplina en el país.

Un deporte que no respeta estatus social, edad o raza para adherirse y entre ese gran cúmulo cuenta con un público de poder de consumo medio/alto que crea un gran potencial de negocios.

En la Casa Mencía, ubicada en los Jardines del Embajador, opera la peña del equipo merengue en el país y para ver el partido los socios del conjunto tienen que reservar planes de RD$900 antes de impuestos para los adultos y RD$400 para niños. Los no socios pagan RD$1,500 con impuestos y las damas RD$900 por un paquete que incluye un bufete con paella y parrillada, además de open bar entre una y cinco de la tarde.

Otros negocios de comida que suele llenarse para eventos como este, como Outback en Acrópolis, habilitaron una “lista de espera”, que facilita espacios a las personas que se inscriben. T.G.I. Friday, Chilis, Hooters, Lincoln Road también tienen programado televisar el partido. También en Santiago, Puerto Plata, Punta Cana, La Romana y La Vega habrá negocios con el encuentro.

La representación local del fabricante japonés de vehículos Nissan (patrocinador de la Champions) realizó un concurso a través de las redes sociales para llevar fanáticos a ver el partido en pantalla gigante junto a un grupo de invitado.

El hecho es resaltante ya que reunirse en un negocio a ver este tipo de encuentro es una tradición propia de países donde el choque no está en televisión abierta y suele resultar más económico asistir a un local comercial.

No el caso de la República Dominicana en el que por tercer año al hilo estará disponible por CDN Sportsmax, además de los canales del cable.

Frank Camilo, director del canal deportivo, explicó que la transmisión comenzará a las 2:00 con una previa con análisis desde la sede de la estación con personal contratado para la cita.

Una experiencia que Camilo define de impresionante para la empresa por los altos niveles de audiencia que alcanza.

La producción televisiva original del choque tendrá 41 cámaras de televisión full y ultra HD estratégicamente ubicadas en el estadio Giuseppe Meazza de la capital lombarda.

ESPN y Fox, disponibles en la mayoría de los paquetes de cable que se ofrecen en el país, tendrán habilitado dos canales convencionales, cada uno, y sus señales en alta definición con previas que comenzarán a la una de la tarde y análisis después del encuentro.

Seguridad al extremo

El estadio San Siro tiene una capacidad de 81,277 espectadores, pero solo ingresarán 71,900 fanáticos por motivos de seguridad. Unos 1.500 agentes de policía y militares italianos velarán por que el partido se desarrolle con normalidad en la casa del Inter y el AC Milan. El despliegue policial sin precedentes va a movilizar a unos 1.500 carabinieri -la policía italiana- y miembros del ejército de país transalpino, entre los que también hay francotiradores. El dispositivo de seguridad en Madrid contará con 3.000 efectivos. Los clubes ingresarán unos 60 millones de euros el ganador, y algo menos, unos 56 millones el perdedor, contando todos los ingresos. A cada jugador del Madrid corresponderán 600 mil euros si gana. En España se estima que los bares ingresarán unos 36 millones de euros mañana.