Los estadios de béisbol del Centro Olímpico no tienen un ministerio que se preocupe por ellos

0
341

SANTO DOMINGO. Los estadios de béisbol del Centro Olímpico se encuentran en muy mal estado, especialmente en el No. 3, y no cuentan con las comodidades que exige la práctica de ese deporte.

Pese a que República Dominicana es el principal productor de peloteros para los equipos de las Grandes Ligas fuera de los Estados Unidos, los estadios de béisbol del mayor centro de concentración deportiva nacional, el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, carecen de mantenimiento adecuado y espacio para que el fanático disfrute de un partido en confraternidad familiar.

La falta de gradas techadas obliga a que los padres de los niños que practican en esas instalaciones tengan que buscar la sombra que ofrecen los árboles y algo peor es la falta dugout con instalaciones sanitarias y espacios para que los infantiles, juveniles y hasta superiores, se coloquen sus indumentarias para participar en los juegos y realicen sus necesidades.

Dichas instalaciones fueron construidas para los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe del 1974 y remozadas para la celebración de los XIV Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003.

Su actual deterioro no permite celebrar en ellos eventos internacionales en ninguna categoría.

Comenzar un juego en uno de esos estadios es sin garantía de su conclusión si se presenta el fenómeno lluvia, sin importar su intensidad, debido a que no hay personal encargo de su mantenimiento y el sistema de drenaje ha sufrido deficiencia que impide la salida de las aguas que se posan en el cuadro interior y los jardines.

Su mantenimiento está a cargo de los usuarios de turnos, quienes tienen la responsabilidad de ponerlos en condiciones para la celebración de sus actividades.

Los estadios de béisbol del Centro Olímpico no tienen un ministerio que se preocupe por ellos

La falta de gradas techadas obliga a que los padres de los niños que practican en esas instalaciones tengan que buscar la sombra que ofrecen los árboles y algo peor es la falta dugout con instalaciones sanitarias y espacios para que los infantiles, juveniles y hasta superiores, se coloquen sus indumentarias para participar en los juegos y realicen sus necesidades.

Es un feo espectáculo ver a los infantes ponerse su uniforme “al aire libre” o tener que venir desde su casa con el puesto, o hacerlo en los vehículos de sus padres, debido a que no hay un lugar para ello.

Y como algo paradójico a pocos metros se presentan dos estadios de softbol confortables, con gradas para la comodidad de los fanáticos, instalaciones sanitarias con agua permanente y un terreno capaz de soportar un torrencial aguacero y estar disputo para se juegue en ellos en poco tiempo, cosa que no es posibles en las instalaciones de béisbol que funcionan en el área.

Su administración, mantenimiento y acondicionamiento del terreno corre por cuenta de la Federación Dominicana de Softbol, organismo que aloja ahí sus selecciones nacionales y actualmente una academia molinete donde decenas de jóvenes buscan oportunidad de ser parte de los equipos del país.

Precisamente este viernes los estadios de béisbol serán el escenario obligado donde cerca de 28 equipos dan inicio a los torneos juvenil y clase A, organizados por la Asociación de Béisbol del Distrito Nacional, con un costo superior al medio millón de pesos.

Los estadios de béisbol del Centro Olímpico no tienen un ministerio que se preocupe por ellos
Los estadios de béisbol del Centro Olímpico no tienen un ministerio que se preocupe por ellos

Responsabilidad repartida

El presidente de la Asociación de Béisbol del Distrito Nacional, Julián Antonio de León Nova, considera que la atención de esas instalaciones debe ser una responsabilidad compartida entre los presidentes de ligas y el Ministerio de Deportes. Más de 15 ligas practican de manera permanente en el estadio No 3, el que se presenta el peor condición en el centro deportivo.

“Es un deber de todos preocuparnos por que esos espacios estén en condiciones para entrenamientos y prácticas de ligas y clubes y la realización de torneos organizados por el organismo rector”, precisó De León.

Indicó que sobre las gradas y otras necesidades de los estadios, significa una preocupación que ha sido manifestada a los organismos competentes.

“Nosotros como usuarios debemos hacer aportes para su mejoramiento”, apuntó De León al tiempo que recordó que de esos predios han salido jugadores cuyas firmas ha sido superior al millón de dólares, pero “lamentablemente en período de lluvia tenemos que cerrarlos hasta que las aguas se evapore”.

En ese orden fue de idea de crear los mecanismos para que haya una compensación en utilería y edificación que permita una mejor imagen de esos estadios. Señaló que se ha planteado el nombramiento de dos empleados al Ministerio de Deportes, Educación Física y Recreación, para la atención de dichos terrenos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here