La población mundial crece y los insectos serán la comida del futuro según expertos

0
105

El planeta aumenta su población y amenaza con quedarse sin alimentos para todos. La startup CRIC, de Costa Rica, se dedica a paliar este problema aprovechando los insectos como «supernutriente» para elaborar harina, o incluso galletas y postres helados de grillos, relata a Efe la nutricionista Daniela Arias.

Los insectos son «el alimento del futuro» para esta empresa porque, dice, es la especie más común en el mundo, consumen 2.000 veces menos agua, ocupan 25 veces menos espacio, necesitan 12 veces menos alimentos y generan 100 veces menos gases de efecto invernadero que la industria ganadera.

Además, en comparación con otras carnes que carecen de ciertos nutrientes, los insectos sí tienen proteína, grasa saludable, fibra, vitaminas, minerales, fuentes de calcio, lo que les hace un «supernutriente», según este proyecto empresarial.

La empresa, que cuenta con una granja de insectos comestibles, crea «soluciones saludables y sostenibles» a partir de esos animales y en la fase actual, CRIC está trabajando con grillos introduciéndolos de «manera fácil» en el mercado, como alimentos en forma de polvo, una materia prima que se puede utilizar después para cocinar.

Bajo el lema «salvemos el mundo, comamos insectos», Daniela y su socio, Alejandro Ortega, lograron registrar oficialmente a los grillos como «materia prima», lo que les permite situar este alimento en otros países desde Costa Rica, donde está una de las mayores variedades de insectos en el mundo porque tiene «todo lo que necesitan»: clima, agua, sol, plantas.

Ahora están empezando a trabajar con otros insectos nutritivos, como larvas de escarabajo o saltamontes, para «crear otros productos, no necesariamente de la industria alimentaria», como sustitutos del plástico desarrollados a partir de los biopolímeros; es decir, utilizando así cada insecto de «la manera más eficiente y para un uso específico».

El proceso de crianza es la parte «más importante», señala, y es el factor determinante para que sea una solución sostenible y saludable para el ambiente; por eso, el punto «más crítico» es garantizar que «la producción de los insectos sea de la mejor calidad posible y lo más eficiente posible» con el objetivo de incluirlos «en una economía circular».

Al mismo tiempo, indica, hay que garantizar un flujo continuo de insectos y una empresa que está empezando su andadura como CRIC, se ve obligada a «sacrificar algunos clientes para poder mantener esa producción y satisfacer los pedidos de otros».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here