Jefe de fuerza keniana en Haití: “no hay margen para el fracaso” contra las poderosas bandas

0
2

El jefe de la fuerza multinacional liderada por Kenia encargada de frenar la violencia de pandillas en Haití dijo el lunes que “no hay margen para el fracaso” y que la misión policial respaldada por las Naciones Unidas estaba comprometida a garantizar elecciones democráticas en la nación caribeña.

La conferencia de prensa transmitida a nivel nacional fue el primer comentario público de la fuerza keniana, aunque la sesión informativa no respondió ninguna pregunta de los medios.

Aun así, quedan grandes interrogantes sobre la fuerza keniana, que llegó a Haití a fines del mes pasado, meses después de que poderosas bandas tomaran el control de la mayor parte de la capital del país, Puerto Príncipe, y provocaran la renuncia del primer ministro.

“Tenemos un trabajo que nos comprometemos a realizar”, dijo el oficial keniano Godfrey Otunge. “Pretendemos lograrlo trabajando en estrecha colaboración con las autoridades haitianas y socios locales e internacionales dedicados a un nuevo Haití”.

La misión, que cuenta con el apoyo de la ONU y a la que Estados Unidos ha prometido más de 300 millones de dólares, ha sido cuestionada desde el principio. En el país, la policía keniana ha sido acusada desde hace tiempo por organismos de control y testigos de abusos de los derechos humanos, incluso en protestas recientes .

El nuevo primer ministro de Haití, Garry Conille, ha calificado la historia de la intervención extranjera en su país como una “mezcla de cosas” que incluye abusos de los derechos humanos y una “falta de respeto por la soberanía y la cultura local”.

Sin embargo, algunos en Haití han acogido la nueva misión con esperanza.

Kenia ha prometido 1.000 policías para la fuerza policial internacional (inicialmente llegaron 200) y Conille dijo la semana pasada al Consejo de Seguridad de la ONU que el próximo contingente llegará “muy pronto”. Más tarde se les unirán policías de Bahamas, Bangladesh, Barbados, Benin, Chad y Jamaica. La fuerza totalizará 2.500 efectivos.

En mayo, un consejo de transición nombró a Conille como nuevo primer ministro. Las autoridades estadounidenses le han instado a que dé prioridad a la creación de un consejo electoral mientras el país se esfuerza por reconstruir su gobierno. Conille tiene la tarea de estabilizar el país en preparación para las elecciones democráticas de febrero de 2026.

Otunge dijo que la nueva misión tiene como objetivo “crear condiciones de seguridad propicias para la celebración de elecciones libres y justas”.

El jefe de la policía haitiana, Normil Rameau, también se dirigió a la nación el lunes, diciendo que la misión respaldada por la ONU está centrada en recuperar todas las áreas del control de las pandillas, restablecer la presencia policial en regiones que carecen de autoridad y ayudar a los haitianos desplazados por las pandillas a regresar a sus hogares.

Más de medio millón de personas han sido desplazadas por la violencia.

Rameau y otras autoridades haitianas no han compartido detalles de operaciones futuras, citando razones estratégicas y diciendo que no quieren alertar a las pandillas de sus planes.

Haití pidió una fuerza internacional para combatir a las pandillas en 2022, y el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió durante meses que un país liderara esa fuerza antes de que aparecieran los kenianos.

Las pandillas han ganado poder desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de julio de 2021 y se estima que ahora controlan hasta el 80% de la capital de Haití. El aumento de asesinatos, violaciones y secuestros ha provocado un levantamiento violento por parte de grupos de vigilantes civiles.