Ford y GM difieren en sus caminos hacia los vehículos de autoconducción

0
131

Santo Domingo. Las compañías están siguiendo estrategias extremadamente diferentes en cuanto a la reducción del control humano en sus vehículos

Los vehículos en el garaje del centro de investigación de Ford en Dearborn, cerca de Detroit, en Michigan, en su mayoría se ven como cualquier otro grupo de sedanes Fusion, excepto por una distinción vital. Cada techo tiene una serie de sensores, que brotan en todas las direcciones, para recopilar información sobre el mundo que los rodea.

Ford está utilizando estos sedanes Fusion para desarrollar un sofisticado vehículo de autoconducción que debiera ser capaz de realizar viajes completos sin intervención humana. En las pruebas, los vehículos autónomos de la compañía están acumulando gradualmente miles de kilómetros en las carreteras de Michigan, y Ford espera que la tecnología esté usándose comercialmente en cuatro o cinco años.

Sin embargo, muchos de sus rivales son escépticos acerca de los esfuerzos de Ford de eliminar completamente a los seres humanos del proceso de conducción.

A un poco más de 30 kilómetros de Dearborn, en Warren, también en Michigan, General Motors (GM) está utilizando una estrategia mucho más gradual con respecto a los vehículos de autoconducción. La compañía está desarrollando un sistema semiautónomo denominado Super Cruise que solamente quita la conducción más rutinaria — la de los recorridos en las autopistas — a los seres humanos.

El sistema, originalmente pautado para salir a la venta este año, ahora será lanzado el próximo año, y esto refleja la convicción de los ejecutivos de GM de que la total autonomía — en la cual la compañía espera continuar trabajando sólo después de que se haya perfeccionado Super Cruise — se encuentra por lo menos a una década de distancia.