Fallas: Publican informe del accidente de aerolínea Red Air que salió de Santo Domingo a Miami

0
29

Luego de un año, el pasado 31 de julio, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (En inglés, Nacional Transportation Safety Board, “NTSB”) dio a conocer el informe oficial de la investigación sobre el accidente de la aerolínea dominicana Red Air, en el aeropuerto de la ciudad de Miami, en el que resultaron heridos 7 pasajeros, entre ellos, una mujer embarazada.

Altos oficiales del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) en franco incumplimiento de sus funciones, así como problemas en los procesos de certificación, control de las aerolíneas nacionales, falta de acción post-accidente aéreo, por mencionar algunos, fueron los hallazgos que develó el documento.

Así lo explicó Francisco Díaz, capitán de aerolíneas en Estados Unidos, en conversación con LISTÍN DIARIO, al tiempo que indicó que estas fallas la develan los interrogatorios realizados al personal dominicano a cargo del vuelo.

Hallazgos en interrogatorios

Fueron interrogadas al menos ocho personas, encargadas del mantenimiento y la seguridad operacional del vuelo 203 del avión MD-82 accidentado de Red Air el pasado 21 de junio de 2022.

En el documento la NTSB “estableció la conexión entre Red Air y LASER, de Venezuela, en violación de la ley dominicana y violación del certificado emitido por la Junta de Aviación Civil (JAC)”.

El también Presidente del Consejo de Capitanes de Estados Unidos explicó que las aerolíneas venezolanas tienen prohibido volar a Estados Unidos como parte de las sanciones al gobierno de Nicolás Maduro, sin embargo, aseguró que Red Air es una creación de la aerolínea venezolana “LASER”, para seguir vendiendo pasajes con destino a Miami.

“El hecho de que LASER y Red Air estén trabajando de cerca, de acuerdo con el interrogatorio, al punto de que se comparten pilotos, entre otros, prueba que una es parte de la otra, lo que se traduce a una violación. Además, es una violación al reglamento de seguridad operacional, ya que cada vez que alguien le pone la mano a un avión de otra aerolínea eso debe estar autorizado y en el récord y no era así”, indicó Díaz.

El informe de la NTSB señaló en los interrogatorios que “no se tomaron medidas para mejorar la seguridad operacional luego del accidente”.

Luego que ocurrió el accidente, fueron suspendidos los permisos de vuelo a la aerolínea, no obstante, les fue levantado al cabo de dos meses.

Díaz explicó que también la interacción entre IDAC y la Administración Federal de Aviación (En inglés, Federal Aviation Administration, FAA) era “mínima” o “inexistente”.

El documento de la NTSB devela que al ser cuestionados (los encargados) sobre las oficinas con las que mantenían comunicación con la FAA, las respuestas no fueron seguras, debido a que no sabían con dónde estaban localizadas o con quién hablaban.

Otro de los hallazgos está relacionado a la comunicación. La empresa no contaba con los medios de comunicación desde los aviones requeridos (utilizaban teléfono satelital no aprobado, el cual estaba apagado).

También con el proceso de validación de licencias venezolanas y el proceso de certificación.

De igual forma, hubo situaciones con el mantenimiento.

Los interrogatorios revelan que el inspector de mantenimiento del IDAC para RED AIR, desconocía el día a día.

“Estaba perdido. Desconoce la operación, y no tiene idea si se están haciendo los mantenimientos necesarios”, enfatizó Díaz.

En el interrogatorio aseguró que era nuevo en la posición y que la persona que ocupaba el cargo anterior a falleció.

Mientras que el director de mantenimiento no tenía el conocimiento de “donde estaban los récords de mantenimiento”.

El archivo de mantenimiento no fue sellado luego del accidente, como indican las regulaciones.

Los interrogados fueron Pedro Alberto Piña, director del Departamento de Normas de Vuelo, jefe de los inspectores del IDAC, Rodolfo Victoria, inspector de seguridad de operaciones de Red Air; Osiris Hidalgo, encargado de certificación de Red Air; Pablo Parra, inspector principal de mantenimiento de Red Air, de la IDAC; Emilio Martínez, inspector de Control de Calidad de Red Air; Luis Vargas, mecánico de mantenimiento; Héctor De Jesús, director de Mantenimiento de Red Air y Jorge Solis, técnico Red Air.

Los oficiales de IDAC enviados a testificar ante la NTSB necesitaron de un traductor en los interrogatorios debido a que no dominan a la perfección el nivel de inglés correspondiente.

EL SUCESO
En el primer informe la NTSB determinó que el avión MD-82 del vuelo 203 sufrió un colapso del tren de aterrizaje principal del lado izquierdo.

Cuando la aeronave salió del aeropuerto Internacional de Las Américas, y se disponía aterrizar en el aeropuerto internacional de Miami, Estados Unidos, colapsó su tren de aterrizaje haciendo que se desviara.

Como consecuencia del aparatoso aterrizaje el avión se prendió fuego, destruyendo una torre de comunicaciones junto a un pequeño edificio del aeropuerto de Miami.

INSPECCIÓN
La Administración Federal de Aviación (En inglés, Federal Aviation Administration, “FAA”) realizará una inspección en el país a la seguridad operacional y aspectos técnicos, siguiendo los estándares de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).