Expertos debaten en República Dominicana el trastorno límite de personalidad

0
307

SANTO DOMINGO. El trastorno de borderline o límite de la personalidad es una patología mental que puede ocasionar en quienes la padecen episodios de crisis que, en algunos casos, les exponen a situaciones de vulnerabilidad debido al posible descuido, tanto de familiares como de terapeutas.

La explicación fue ofrecida por el director del Instituto de Sexualidad Humana (ISH) de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Rafael García Álvarez, al ser entrevistado con motivo de la celebración en el país del primer encuentro sobre el tema, con la participación de 150 profesionales de la psiquiatría y la psicología.

García Álvarez afirma que esta condición mental ha sido descuidada en República Dominicana, razón por la que se decidió realizar el “Primer simposio sobre el buen manejo psiquiátrico del trastorno de límite de personalidad”.

“Hay muy poca dedicación a entender estos pacientes porque son difíciles y causan mucha tensión”, reveló el fundador del ISH, Rafael García Álvarez.

Durante la actividad, a cargo de John G. Gunderson, director del Departamento de Investigaciones Psicosociales y Personalidad del Hospital Mclean, de la Universidad de Harvard, y la directora del Instituto de Formación en Trastornos de la Personalidad del mismo centro, Lois W. Choi-Kain, los profesionales participantes recibieron instrucciones, y compartieron experiencias e inquietudes sobre el manejo adecuado de los pacientes diagnosticados con el trastorno de límite de personalidad.

García Álvarez explicó que las condiciones genéticas y familiares son aspectos muy importantes para el desarrollo o superación del trastorno, ya que además de lo vulnerables que pueden ser a determinadas situaciones, se cree que los patrones de crianza tienen ejercen una influencia muy fuerte en los pacientes.

“Se comportan muchas veces de manera inmadura, son compradores compulsivos y tienen conductas promiscuas”, dijo García Álvarez sobre el comportamiento que puede llegar a tener alguien diagnosticado con el trastorno del límite de personalidad y que en ocasiones reacciona de forma adversa a su entorno cuando los familiares no saben cómo manejar las crisis.

Advirtió que los síntomas de los pacientes, como el aburrimiento, la impulsividad, miedo al abandono o las crisis repetitivas, crean las condiciones para que sean víctimas de abusos y vejámenes por parte de familiares, amigos y relacionados.

“A veces llevan a la desesperación a la familia y al personal que los está tratando”, afirmó García Álvarez.

Adelantó que para mejorar el trato hacia los pacientes con el trastorno de límite de personalidad tienen en proyecto crear grupos de apoyo, en los que participen también los familiares, para intercambiar experiencias y conocimientos de diferentes casos y ayudar así a mejorar el entorno individual de cada persona diagnosticada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here