El promedio de Albert Pujols no para de bajar en Los Ángeles

0
143

SANTO DOMINGO. Albert Pujols puede terminar su actual contrato con los Angelinos (2021, con 41 años) como el líder de carreras remolcadas de todos los tiempos (si consigue 589 superaría las 2,297 de Hank Aaron), con cerca de 700 cuadrangulares y más de 3,000 imparables (necesita 325).

Lo que luce cuesta arriba vaticinar es que el de Cristo Rey colgará los spikes con promedio de bateo sobre los .300, una cifra que nunca faltó en sus primeras 10 temporadas, y que le puede dar el certificado de mejor bateador de su era.

El average de Pujols ha descendido 16 puntos desde que dejó a los Cardenales tras el curso 2011, al pasar de .328 a los actuales .311. Desde que llegó a la Liga Americana apenas batea .264.

A ese ritmo puede terminar en el rango de los .290, un número codiciable por cualquier mortal hasta para una campaña en el Big Show, pero no para la casta a la que pertenece Pujols, quien de momento ya pierde la batalla con Vladimir Guerrero (.318 de por vida), y acaba de ceder ante Manny Ramírez (.312) entre los criollos.

El inicialista/bateador designado abandonó por milímetros la barrera simbólica en su última zafra en San Luis (.299), en 2015 pareció pisar fondo (.245), pero tras 55 apariciones en 2016 con 35 años luce que lo peor puede no haber llegado (.180).

Y las cifras milimétricas arrojan datos tan confusos que pueden generar tantas reacciones como las lecturas que dan los economistas a los resultados del PIB de un país. Los pesimistas pueden leerlas como que será un jugador de nivel reemplazo, pero sus fieles pueden entender que el flujo negativo está a tiempo para ser corregido.