Editorial: La Nueva Reforma Fiscal del 2021 

3
262

EDITORIAL 

El gobierno dominicano en pleno y su equipo económico están convencidos de que con urgencia se debe hacer una nueva reforma fiscal, que incluya, establecer una sola tasa de 16% para el impuesto a la transferencia de bienes y servicios industrializados (ITBIS), cuyo nombre se ha discutido cambiar a impuesto al valor agregado (IVA). Se ha propuesto llevar a 17% el primer año los bienes actualmente gravados con el 18%, a 16.5% el segundo año y 16% en lo adelante, pero con una extensión a servicios que antes no estaban gravados, también aumentar el pago de impuesto por expedición de marbetes de vehículos de motor y a las bebidas azucaradas.

Otra cosa que se ha discutido es, incrementar transitoriamente la tasa de ISR a personas jurídicas a 30% en los tres años siguientes a la aprobación de la reforma, y que según ellos retornaría al 27% al final de ese plazo. También, subir a 5% el impuesto de venta al mercado local de las empresas de zonas francas. Además, se habla de gravar los sueldos de personas físicas, de 25 a 35% la tasa para la escala salarial del IRS a los trabajadores de mayor ingreso, aquellos que ingresen más de RD$867,123.01 al año y que paguen ISR las indemnizaciones de accidentes de trabajo, preaviso y cesantía también por encima de ese monto salarial. 

A la verdad que los del gobierno están borrachos de poder y ambición, incluído el presidente, que declaró más de 5 mil millones de pesos, o sea que el puede comer lo que le da la gana y el pueblo que se joda. La mayoría de los funcionarios públicos están como puercos de navidad de gordos, atento al dinero ajeno del pueblo y ahora quieren joder de nuevo la nación, pero se joderán ellos, cuando la vaina explote y se lleve de paro todos por la imprudencia.

Un ejemplo de esa imprudencia es que quizás en un mes con 2000 pesos dominicano de gasolina solo se podrá recorrer tres esquinas, por el aumento excesivo de los impuestos en el combustible y ahora hay una falta de conciencia que miran al pueblo para quitarle lo que no tiene y ellos seguir comiendo langostino, pescado a la plancha, buenos vinos, caviar y Champagne, mientras el pueblo come pan vacío y otros no comen, porque el pan ahora cuesta más de 7 pesos.

Esos del gobierno que, en su gran mayoría, antes solo comían plátanos duros, y pancito seco, solo atento agua  vacía, en la mañana y en la noche para acostarse,  porque se lo regalaban, ahora son el episteme del decoro en materia económica, comen en los mejores restaurantes, gastando un dinero ajeno del pueblo y la comida sencilla y normal de la gente común, le da acidez,  le sube la azúcar y los enfermas, ¡se van a joder y ya lo verán! cuando la recesión económica y la crisis de indigencia continue como están y la gente se tire a las calles, y eso debemos evitarlo a toda costa.

Diariodespertar.com, entiende que el gobierno debe excluir los privilegios de restaurantes, vinos y comidas para su séquito y que ellos regalen al patrimonio público algo de lo que han conseguido, para evitar así una nueva reforma, que termine de llevar a la indigencia a la mayoría de los ciudadanos comunes que no tienen quien los defienda, o sea por ellos y que, agobiado por el gobierno corrupto pasado, votó por un cambio no para estar peor que antes.




3 COMENTARIOS

  1. Trato de entender la razón de esta Reforma Fiscal, sin embargo, no considero que sea el momento adecuado para implementarla. Las personas están trabajando duro para recuperar todo lo que perdieron durante la pandemia, sería una injusticia absoluta el elevar los impuestos de algunos productos que consumen en su vida diaria, no sólo afectaría su economía sino que también en sus hábitos de consumo. ¡Es un error el orillar a la población a pagar más cuando están ganando menos!

  2. Menos mal que la reforma fiscal aún no entra en vigor porque me parece una mala medida… cómo van a subir los precios de alimentos y bebidas. ¿En esta economía? No es posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here