Editorial: El peor de los Placeres de un simple Payaso

0
575

Un payaso es un instrumento de ilusiones y juegos, que como a los Reyes Magos los niños y niñas les rinden devoción y les escriben carta para que los haga reír a carcajadas, pero sin posterior tristeza.

Recientemente explotó una situación que envuelve a un solo payaso, no a todos los payasos del país, solo a Kelvin Francisco Núñez Morel ¨el payaso Kanqui¨ que tenía programa televisivo y de entretenimiento, para hacerle feliz la vida a los niños y niñas, sin embargo ahora  se destapó un verdadero desastre, una acusación de agresión y violación sexual de varios adolescentes casi niños,  lo que representa una verdadera barbaridad que enlútese la riza de los niños y niñas y hace pensar a la sociedad sobre la situación.

En la sociedad dominicana casi siempre se exageran, tanto sobre los hechos, como sobre el derecho, pero en el fondo se asemejan a la realidad procesal, tal es el caso en cuestión, donde a Kelvin Francisco Núñez Morel ¨el payaso Kanqui¨ se le acusa de agresión y violación sexual, pero ahora se le agrega que según los informes de prensa conducía una red de prostitución de menores de edad, esta última parte, debe ser bien investigada, pues resulta casi imposible creer que un conductor de programas infantil de payaso haya podido dirigir una red tanto tiempo sin que nadie los haya advertido o recibido una denuncia o alerta.

Ya en el caso de los menores que al parecer fueron agredidos o violados sexualmente, es un hecho cuestionable y rechazable, que obliga al Ministerio Público a que actué sin contemplación como lo está haciendo, con delicadeza, agilidad y prudencia y es al mismo payaso que le conviene su prisión preventiva hasta que todo esto se aclare y la verdad salga a la luz en su totalidad.

Los hombres y mujeres dominicanos son libres según la ley,  de vivir sus intimidades en la forma como los deseen cuando ya son adultos y siempre que esta convivencia sean también con adultos, sin embargo el más desdeñable, aberrante y perverso de los placeres, es la devoción de agredir y violar niños, casos por los cuales todos los autores y cómplices deben ir a las mazmorras más oscuras, solo con el fin de que puedan aprender a controlar sus placeres y someterlos a los principios legales.

Diariodespetar.com lamenta las acusaciones reales o no que pesan contra Kelvin Francisco Núñez Morel ¨el payaso Kanqui¨, hombre que detrás de ese traje de payaso hacia reír a todos los niños y niñas, que ignoraban lo que al parecer era su verdadera personalidad, pide en primer término a Dios, para que las cosas de aclaren de tal modo que no afecte a los demás payasos y en segundo término al ministerio público en la persona del fiscal de Santiago para que no ceda, sino que agilice la búsqueda de pruebas que puedan determinar la verdad de lo acontecido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here