Editorial: El aparato productivo de República Dominicana destruido casi en su totalidad

1
101

El aparato productivo de una nación puede se definido, como el conjunto o totalidad de recursos, instrumentos y tecnologías utilizadas para poder producir bienes y servicios, que  se mide en la totalidad de empresas activas en operación sana y libre mercado, así como las instituciones y personas que producen bienes y servicios, con el objeto de satisfacer la demanda nacional y extranjera.

Antes del mes de enero del 2020, ya la nación dominicana, comenzaba a sentir los primeros vestigios de la miseria de sus instituciones y empresas, las cuales fueron sustituidas por los funcionarios del gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), para estos crear sus propias empresas que compitieron por años con los empresarios tradicionales logrando supéralos tanto en el capital suscrito como en operaciones, solo quedando vivas algunas empresas que eran muy sólidas y cuyos propietarios y accionistas estaban ligados al ámbito de la prensa, que a la parecer fue a lo único que esa plaga morada, le tomó un poco no de miedo, sino de distancia.

Discursos mentirosos dados a lo largo de los años  por el presidente del banco central Héctor Manuel Valdez Albizu, sobre un supuesto avance de la economía, era el pan nuestro de cada día en la nación, antes que surgiera la verdadera realidad económica y social, y que según informes recientes durante sus gestión este presidente del banco central,  ha cobrado como funcionario más 425 millones de pesos, entre salario, viáticos, dieta y gastos de representación. 

Estos mismos discursos fueron también promovidos por  el propio presidente Danilo Medina Sánchez, en un acto despiadado de fraude discursivos y engaño a su propia nación, que en pocos días vería la verdad con sus propios ojos y comprendería que burlados, pisoteados, chantajeados, humillados y destruidos, para dar surgimiento a una casta social, sin escrúpulos, sin moral, sin razón, sin conciencia e impune en este sistema corrupto. 

 Bajo el faso alegato de proteger la nación  del Coronavirus, después de marzo del 2020, anunciaron el confinamiento preventivo de todos los habitantes del país, excepto Gonzalo Castillo, los dirigentes y funcionarios del PLD, que de noche salían como pandillas organizadas, verdaderas ratas humanas,  a comprar las conciencias de miles y  miles de ciudadanos, que primero lo llevaron a la indigencia total  extrema y luego le fueron a  comprarles  por  ¨un chin de comida¨  lo poco que le quedó  ¨la dignidad del voto¨.

Entre  los meses marzo abril del 2020, fueron despedidos y suspendidos en la mayoría de casos sin razón y sin intervención del gobierno de Danilo Medina,  Gonzalo Castillo y la traicionera de su esposo Margarita Cedeño, ex de Fernández, más de  un millón quinientos mil (1,500.000) empleados privados y más de ochocientos (800) mil trabajadores informales dejaron de laborar, porque perdieron las herramientas de sustento, mientras más de 25 mil empresas desaparecieron de manera total y hoy sus propietarios están al borde de quitarse la vida por suicidio en manos de psiquiatras, ante la ausencia y desdén del gobierno.

 

El pánico que sembró el anuncio del gobierno, sin ponderación ni comedimiento, en el sentido, de que debía cerrar todas las operaciones del aparato productivo nacional porque supuestamente el Coronavirus destruiría todo fue lo que destruyó el aparato productivo de manera letal e indefectible, pero nadie pensó que ese anuncio podía ser un plan, una herramienta política para auspiciar sus candidatos, ante el miedo latente y colectivo de la población, que solo recibió diariamente el informe dado por el  ángel de la muerte, el ministro de Salud Pública dominicano, Rafael Sánchez Cárdenas, quien nunca hasta el día de este editorial ha presentado un salida  viable o recuperable, pero si un escenario de miedo y en muchas ocasiones de mentiras imperdonables, para mantener acallada la población, que está lista para desaparecer por exterminio inducido e intencional. 

Organismos internacionales establecen desde ya, que la pobreza,  aumentará a más de un 25% en la población dominicana, sumado a más del 45% de la fuerza laboral y empresaria destruida, lo que  refleja un panorama tétrico, sombrío y lúgubre, aun así ellos entienden que tienen  derecho a seguir en el gobierno, con el violador de decreto de toque de queda Gonzalo Castillo  Terrero y su empresa Helidosa, que  ahora se ha dedicado a promover la necesidad de unos supuestos varados en diferentes  aeropuertos, para luego el sustituir las manos del gobierno por las suyas, e ir a buscarle y pasarlo como propaganda  televisiva en los medios comprados, tratando de reflejar en la población un supuesto acto de solidaridad y de trabajo incansable,  en un acto asqueroso, sucio y despiadado de ese futuro imputado y su grupo de socios. 

Lo que se acerca para República Dominicana después del día 30 de mayo del 2020, fecha en que deberá estar abierta la economía nacional, es algo muy serio y grave, que mete miedo y como dice la biblia ¨a cualquiera que los escuche  y lo vea le retiñirá en los oídos¨.

Diariodespetar.com pide castigo para los autores de la destrucción del aparato productivo nacional, y al nuevo gobierno que no se olvide que la población espera con ansias  que se le haga justicia y que un mal manejo de esta expectativa podría provocar una poblada, con consecuencias indetenibles e inesperadas. 

 

1 COMENTARIO

  1. Tremendo analicis y definicion de la cituacion actual,
    Porque si el penco es un ciudadano mas no respeta el toque de queda no lo aprasan igual que a los demas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here