¡Corrupción Política y las Elecciones Dominicana del 2016!

0
879

La corrupción como un fenómeno de perjuicio social, tiene diferentes vertientes, y existen diferentes tipos y forma de corrupción, la más peligrosa es la corrupción política, que ha sido definida, como el mal uso del poder público, para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado, según los planteamientos de las enciclopedias educativas más modernas.

La República Dominicana, en la actualidad ha desbordado los límites de la razón y de corrupción política, pues en el país aparenta que todo se compra y se vende, y la trasparencia es sólo de palabras para confundir la población.

En el año 2016, son las elecciones congresuales, municipales y presidenciales, y para ello, tercian varios partidos políticos, los cuales se debaten en las encuestas de opiniones, para determinar cuál es el más corrupto, parece que la percepción le ha dado ganancia de causa al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que gobierna en la ocasión, pues los  principales funcionarios del partido que han ocupado cargos públicos han sido acusados públicamente y llevado a la frágil justicia y no se han podido encausar en los tribunales, pero sí en los juicios sociales. 

A Danilo Medina Sánchez, Presidente de la nación, se le considera un gobernante de corte conservador, discreto y sereno, pues logró derrumbar las estructuras creada por el también ex Presidente Dr. Leonel Antonio Fernández Reyna, pero es muy criticado, porque su silencio se considera en algunos ámbitos de comunicación y prensa, como un estímulo para la corrupción.

Parece, que para las próximas elecciones el pleito está casado y el tema principal será la corrupción administrativa, en este ámbito el presidente y también candidato no podrá superar la prueba ni la percepción ciudadana e internacional, de que en el país la corrupción campa por su fuero.

¡Llegó la hora del cambio!, y el mejor eslogan de campaña del presidente debe ser “tolerancia cero para la corrupción administrativa” evidentemente será difícil cumplir esta promesa, pues ya el cáncer en su partido ha hecho metástasis, en todo los órganos del gobierno, y casi nos avocamos, a comparecer a su funeral, pero se puede hacer un intento, cambiándole la cara al gobierno, con la destitución de la mayoría de funcionarios,  pues si no lo hace, de seguro que Danilo Medina Sánchez, perderá las elecciones presidenciales, municipales y congresuales del año que viene.

Los cambios deben incluir también, aquellos ministro y directores generales que han sonado durante todo el año causándole problema a la nación, por ejemplo, es urgente la destitución del ministro de educación (MINERD), Carlos Amarante Baret, pues en ese ministerio se llamó a licitación y concurso de escuela, sin contar con los solares, y esto provocó las manifestaciones continuas frente a esa institución, además, ese ministerio ha fracasado, no funciona, pues los arquitectos, ingenieros y contratista, van a cumplir un año que firmaron los contratos y aún no han iniciado la construcción, ni recibido el pago inicial, provocando que muchos sigan el ejemplo del contratista que se quintó la vida, dentro de las oficinas de la OISOE, y por eso el presidente puede perder las elecciones.

También hay que destituir a la Dra. Altagracia Guzmán Marcelino, del ministerio de salud pública, pues esta funcionaria no tomó las previsiones de lugar, para evitar las muerte por dengue, es decir por la falta de planificación y prevención los muerto del dengue superan las 100 personas, y eso es mucho, para un presidente que intenta repetir en su cargo.

De igual forma la destitución de todos aquellos que están designado en la distribución del agua a la población, pues por su culpa se propagó el dengue, ya que como el agua no llega, la gente se ven obligados a comprar tanques plásticos, de hierros, cubetas, galones entre otros, y es allí donde se alojaron lo mosquitos del dengue, es decir son funcionarios malos, además de que, la venta de agua es el mejor negocio de corrupción, que incluye muchas veces funcionarios y dueños de planta de agua.

Finalmente, si el presidente renuncia del partido PLD, ganaría más puntos en la actualidad política, pues existe en la población un sentimiento casi unánime de que los miembros directivos de ese partido, abusando de su poder y con la participación del poder político se burlan de la gente.

Al final el presidente Danilo Medina, antes de iniciar la campaña desde ya y hasta febrero del 2016, debe destituir el 75% de los funcionarios del gobierno, para que la gente respire tranquilidad y le dé la oportunidad de analizar si votaran por él de nuevo aún con todos los agravios que han recibidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here