China asegura que tiene un sistema financiero “estable y saludable”

0
146

El sistema financiero de China es “en gran medida estable y saludable”, dijo el organismo regulador de divisas del país el fin de semana en un intento de tranquilizar a los mercados mundiales conforme los inversionistas se preparaban para una posible reanudación de las turbulencias en los mercados ocurridas la semana pasada.

Es probable que la atención se centre en el banco central de China y en su manejo del renminbi esta semana, después de que el organismo regulador de los mercados pareció estabilizar la venta masiva de acciones ocurrida la semana pasada al eliminar un controvertido mecanismo “interruptor” y extender la prohibición de la venta de acciones por parte de los grandes accionistas.

El renminbi cayó un 1.5 por ciento frente al dólar en las operaciones en territorio nacional durante la semana pasada hasta los RMB6.59, una fuerte caída para esta moneda cuidadosamente administrada. Los comerciantes han ignorado en gran medida la orientación del banco central de que deberían enfocarse en la estabilidad del renminbi frente a una canasta de 13 monedas en lugar de en su volatilidad frente al dólar.

Fuera del territorio nacional, el renminbi cayó un 1.7 por ciento frente al dólar hasta los RMB6.68, ampliando el diferencial entre ambas tasas hasta un nivel récord. El desfase implica que los inversionistas internacionales están tomando en cuenta un mayor debilitamiento de la tasa de cambio en territorio nacional. Antes de que el Banco Popular de China devaluara la moneda inesperadamente en agosto, las dos tasas se cotizaban prácticamente al mismo nivel.

Más recientemente, el Banco Popular de China ha estado permitiendo que la tasa de cambio en territorio nacional se debilite e interviniendo en el mercado externo para limitar el desfase. Por otra parte, la Administración Estatal de Control de Divisas (SAFE por sus siglas en inglés) ha estado inspeccionando a los bancos que ayudan a los clientes a arbitrar entre ambas, una medida que algunos críticos consideran incompatible con la reciente designación por parte del Fondo Monetario Internacional del renminbi como moneda de reserva oficial bajo su régimen de derechos especiales de giro (DEG).

“Estamos regresando a un sistema del renminbi con dos niveles”, dijo un estratega de inversión, quien no quiso ser identificado. “¿Cómo se puede estar en el DEG y, sin embargo, penalizar a los bancos por arbitrar entre ambas tasas?”, añadió.

El FMI identificó el creciente diferencial entre las tasas del RMB en territorio nacional y en el exterior como un “desafío operacional” cuando en noviembre decidió incluir la moneda en la canasta utilizada para valorar sus derechos especiales de giro a partir del 1 de octubre de este año. Pero también indicó que las reformas en ejecución permitirían finalmente el acceso “sin restricciones” a los mercados en territorio nacional chino. Cualquier intento de restringir ese acceso tan pronto después de su gran voto de confianza en Beijing y en la trayectoria de reforma de China sería potencialmente bochornoso para el FMI.

En un comunicado el fin de semana, la SAFE intentó tranquilizar a los inversionistas. “Los fundamentos económicos de China son fuertes”, dijo el organismo regulador. “Las reservas de divisas son relativamente abundantes y el sistema financiero es en gran medida estable y saludable”.

El Banco Popular de China la semana pasada culpó a “fuerzas especulativas” de la reciente debilidad del renminbi frente al dólar. El mes pasado, las reservas chinas de divisas cayeron en una cifra récord de US$108 mil millones, una cifra que refleja las crecientes salidas de capital así como el costo de la intervención.

En los últimos 12 meses, las reservas chinas de divisas han caído en más de US$500 mil millones, aunque muchos analistas argumentan que esto no es motivo de preocupación ya que el país tiene actualmente mucho más reservas que las economías comparables y puede darse el lujo de dejarlas disminuir aún más.

“Si la situación actual se mantiene durante varios meses más, China — desde julio de 2014 — habrá gastado más de un tercio de su nivel máximo de reservas en defender su moneda”, escribe Miranda Carr, analista de Haitong Securities.

Y añadió: “Hasta ahora parece que China en 2016 es la peor pesadilla de todo el mundo hecha realidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here