Artrosis “cuando se degeneran los cartílagos”

0
525
Artrosis

Por: Mercedes S. Peralta Gámez, Revista Ávila en Salud

Las articulaciones más afectadas por la artrosis; espalda, cuello, cadera, rodillas y manos

Es una enfermedad que se produce por el desgaste de los cartílagos que cubren los huesos de las articulaciones, dificultando el movimiento.

Aparece habitualmente en personas de edad avanzada por degeneración de los cartílagos o en personas con obesidad en las que se produce más desgaste de algunas articulaciones por el peso que soportan. Además, algunos trabajos o deportes en los que se realicen cargas de peso o movimientos repetitivos pueden acelerar también la enfermedad.

Cuando el desgaste es muy marcado, los cartílagos pueden incluso romperse, provocando fricción y dolor, que causan una rigidez de la articulación y en muchas ocasiones deformaciones. El dolor no suele ser constante presentándose episodios en los que aumenta significativamente provocándose además una inflamación de la articulación. Cuando la articulación se inflama hablamos de artritis.  Pero la artritis puede provocarse además por traumatismos, infecciones, gota…y no siempre por artrosis.

Las articulaciones más afectadas por la artrosis son la espalda, el cuello, la cadera y las rodillas. También se ven afectadas habitualmente las manos, pero se ha observado que puede tener un factor hereditario.

Será bueno por lo tanto evitar la obesidad y realizar ejercicio moderado, en especial ejercicios isométricos que permitan ejercitar los músculos sin mover las articulaciones, como hacer repeticiones apretando una pelota de madera o un vaso, empujar la pared con las manos…

Cuidando de nuestros huesos:

Para prevenir y mejorar estas enfermedades podremos llevar a cabo los siguientes consejos:

-Llevar una dieta variada que incluya alimentos ricos en calcio y vitamina D y baja en grasas.

-Realizar ejercicio moderado de acuerdo con nuestras posibilidades, mejor al aire libre.

-Controlar el peso.

-Evitar el consumo de alcohol.

-No fumar.

-Controlar el consumo de cafeína. Mejor el té que el café.

-Evitar refrescos con azúcar.

-No cargar peso.

-Cuidado con las caídas: llevar un calzado cómodo, ajustado y antideslizante, dejar una luz encendida por la noche, retirar alfombras u otros objetos del suelo…

Artículo publicado por Revista Española Ávila en Salud, en colaboración con Diario Despertar. Puede acceder a la revista en www.emstore.es