Arabia presenta un reto con respecto a recortes de producción petrolera

0
302

Arabia Saudita ha presentado un reto a los grandes productores de petróleo rivales antes de la reunión de la OPEP de esta semana, declarando que apoyaría los recortes de producción siempre y cuando recibiera el apoyo de los países tanto dentro como fuera del cartel.

El líder “de facto” de la OPEP ha establecido un estándar muy alto para un acuerdo que es improbable que se alcance antes de la reunión del viernes en Viena, pero deja disponible la posibilidad de lograr un acuerdo en 2016.

La táctica indica todavía más suavización en el tono del mayor exportador de petróleo del mundo, el cual llevó al histórico cambio en política del cartel hace un año, con el argumento de que mantener los ‘grifos’ abiertos presionaría a los productores rivales que tuvieran altos costos. El cambio de estrategia de la OPEP modificó drásticamente la industria petrolera y provocó el mayor desplome en precio en al menos una década.

Pero durante las últimas semanas, Arabia Saudita ha tratado de contrarrestar el mantra de precios ‘más bajos durante más tiempo’ que se ha apoderado de la industria.

Un alto delegado de la OPEP declaró que no había posibilidad alguna de que Arabia Saudita redujera su producción sin el apoyo de Irak y antes de la plena reincorporación de Irán a los mercados internacionales. La cooperación de los productores fuera del cartel, como Rusia, también sería necesaria. Moscú ha rechazado repetidamente los llamados a unirse a los recortes de producción y ha elevado su producción a niveles récord.

“Para que haya un recorte en la producción, los países fuera de la OPEP deben participar, y la posición de Irak en cuanto a producción tiene que estar clara”, dijo el delegado.

Energy Intelligence, una publicación especializada de esta industria, publicó que Arabia Saudita apoyaría un recorte coordinado de 1 millón de barriles por día (b/d) el año próximo — el equivalente a un poco más del 1 por ciento de la oferta mundial de petróleo — si los miembros de la OPEP, específicamente Irán e Irak, acordaban limitar la producción junto con Rusia, el mayor exportador fuera de la agrupación de productores.

Sin embargo, después de la publicación del artículo, una fuente dentro de la industria petrolera saudita refutó la idea de un plan concreto para recortar 1 millón de b/d el próximo año.

Los analistas apuntaron que las probabilidades de que se llegara a un acuerdo son escasas, debido a las divergentes opiniones acerca de qué productores deben reducir o limitar la producción.

“Consideraríamos esto como un esfuerzo para proporcionar apoyo psicológico al mercado con escasas posibilidades de materialización”, declararon analistas de JBC Energy, una consultora con sede en Viena.

Brent, el marcador internacional del petróleo, subió un 2 por ciento a US$43.20 por barril el jueves. Ha caído un 40 por ciento durante el último año a niveles vistos por última vez durante la crisis financiera.

En declaraciones a los periodistas a su llegada a Viena el jueves, el ministro del petróleo iraní, Bijan Zanganeh, declaró que limitar la producción y las exportaciones del país “no era un asunto” debatible. “Es nuestro derecho producir y ninguna persona nos puede limitar”, agregó.

Mientras tanto, el ministro de petróleo iraquí, Adil Abdul Mahdi, dijo que no había recibido ninguna propuesta “oficial” de Arabia Saudita en relación con los recortes de producción. Una agencia de noticias local citó una declaración del ministro de energía ruso, Alexander Novak, la cual expresaba que la OPEP debiera acatar sus cuotas de producción existentes.

Después de más de dos décadas de guerra, sanciones y violencia sectaria, la producción de Irak se ha elevado a un nivel récord este año. Mientras tanto Irán, anteriormente el segundo mayor productor de la OPEP, está prometiendo un pronto retorno a niveles más altos cuando un acuerdo sobre su programa nuclear elimine las sanciones impuestas a sus exportaciones.

Ambos países han argumentado que Arabia Saudita se ha aprovechado de sus dificultades para incrementar su propia proporción de mercado, por lo que cualquier aumento en la producción debiera estar libre de obstáculos relacionados con las restricciones de producción.

El delegado de la OPEP dijo que acordar recortes antes de que Irán estuviera produciendo a su capacidad máxima “no funcionaría”, ya que Teherán estima que puede aumentar la producción entre 500,000 y 1 millón de b/d el año próximo.

“Nadie sabe cuánto puede producir”, agregó el delegado.

Los precios del petróleo se han reducido más de la mitad durante los 18 meses transcurridos desde que Arabia Saudita inicialmente comenzó a enviar ‘señales’ de que quería presionar a los rivales que tienen mayores costos — tales como los productores de esquisto estadounidenses, los de arenas bituminosas canadienses, y los yacimientos petroleros en aguas ultra profundas de petróleo brasileños — cuya producción estaba elevándose después de años de barriles de petróleo de US$100. La OPEP genera alrededor del 40 por ciento del petróleo del mundo.

Las autoridades sauditas han dicho que la política está funcionando a pesar de la sorpresa de ver hasta qué punto han caído los precios y cuán resistente ha sido parte de la producción fuera del cartel.

Pero la estrategia ha tenido un costo. Los extremadamente bajos precios del petróleo han disminuido los presupuestos de los miembros de la OPEP más débiles como Angola, Argelia y Nigeria; e incluso hasta los de los países del Golfo más fuertes se han debilitado. Las autoridades sauditas han indicado en las últimas semanas que, al final, les gustaría que los precios se recuperaran a entre US$60 y US$80 por barril.

Con el fin de elevar los precios, Venezuela — que ha promovido producción más baja y precios más altos por un tiempo — está convocando a una reunión informal, antes de la reunión de los ministros del viernes, para discutir un recorte del 5 por ciento al recorte de la producción del grupo. La OPEP ha estado generando niveles muy por encima de su objetivo de 30 millones de barriles de crudo al día.

Por su parte, el director ejecutivo de Lukoil de Rusia Vagit Alekperov dijo que, aunque a su país le gustaría tener precios más altos, le sería imposible recortar la producción debido a su clima.

“La mayoría de nuestros campos se encuentran en el norte, donde hace frío. La cantidad de agua es enorme, así es que se congelará”, él dijo después de una reunión con el ministro de petróleo de Irán en Viena.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here