A los debutantes criollos de 2015 les tomó 5,8 años llegar a las Grandes Ligas

0
300

SANTO DOMINGO. Al final de la próxima campaña, cuando la Major League Baseball y el sindicato de jugadores negocien un nuevo pacto laboral elevar de 16 a 18 años la edad mínima para firmar prospectos formados fuera de los Estados Unidos es un tema que ya está agendado.

El caso dominicano, principal proveedor de talento internacional al circo, puede servir de patrón para justificar la polémica medida (con poco respaldo en la isla) si se basan en la evolución de los 23 debutantes en la campaña que está a punto de terminar.

Fueron firmados a los 18, les tomó 5,8 temporadas en ligas menores antes de aterrizar en el Big Show, adonde llegan con 23 años.

Datos compilados por DL demuestran que solo dos de los jugadores que se han estrenado esta campaña tenían 16 años a la hora de fichar (Miguel Sanó y Jefry Marte), la edad a la que los prospectos tienen mayor valor en el mercado.

Trayectos diferentes pero con un mismo destino. A Luis Severino los Yanquis lo firmaron en Sabana de la Mar por US$225 mil con 17 años a principio de 2012 y desde el cinco de agosto pasado está en la rotación del club más emblemático del béisbol en una rotación que solo dos de sus miembros costaron US$297 millones (C.C. Sabathia y Masahiro Tanaka). José de Paula tenía 18 cuando firmó en 2006 con San Diego y fue en junio pasado que pisó un estadio de liga mayor a los 27, también con los Yanquis.

Pero la hoja también revela que firmar a una edad “avanzada” no necesariamente represente menos tiempo en los laboratorios menores.

Neifi Ogando y Jonathan Aro pactaron con 21 años y les tomó cuatro y cinco años, respectivamente, tomarse el primer café, un trayecto similar que a Michael Féliz y Ketel Marte, ambos reclutados con 17.

Ángel Castro firmó en 2006 con Detroit, en el sorteo de los Estados Unidos, pero fue este año que pudo jugar por primera vez en la MLB, con Oakland, tras un periplo que incluyó siete campañas en ligas menores, además de México y Japón.

Nueve de los bisoños quisqueyanos de 2015 fueron firmados en 2010, por lo que cumplieron con el pronóstico base. Hubo 12 de los 23 que subieron con el mismo equipo que los reclutó.

Cuando un equipo pacta con un joven menor de 18 años puede tomarse cinco campañas en ligas menores antes de tener que ser colocado en la nómina de 40 hombres para no perderlo en el sorteo Regla 5. Es el atractivo que ofrece a los equipos reclutar entre 16-18 años, ya que si excede los 19 solo tendrá derecho sobre él por cuatro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here