Urgente y necesaria revisión de las reglas del sistema universitario de clases virtuales

3
947

 Dirigido A: Repùblica Dominimcana, El Salvador, Chile, Estados Unidos y Argentina.

Por:  Osiris Disla Ynoa, M.A. Especialista en Derecho Procesal Penal, Penal Especial, Metodologia de la Investigaciòn y Ciencias de la Religiòn.

Recuento de la crisis educativa internacional

Al inicio del año 2019, llegò como sorpresa para el mundo “la pandemia del Covi-19”, mejor conocida como Coronavirus, trayendo consigo la incertidunbre en casi todas las àreas, sociales, econòmicas y educativas,  obligando a que cada ente eductativo eleborara estrategias ràpidas, para poder mantener en las aulas a los estudiantes, evitando asì la deserciòn educativa, que consiste en la separaciòn o retiro del sistema educativo antes de la culminaciòn del proceso,  e insertarse en la sociedad como un nuevo profesional.

Desde que inciò el proceso de educaciòn superior virtual en la Repùblica Dominicana, tanto la universidad estatal, Autònoma de Santo Domingo (UASD), como las universidades privadas, asi como el Miniterio de Eduaciòn Superior Ciencia y TecnologÌa (MESCYT), y otras universidades internacionales de: El Salvador, Chile, Estados Unidos y Argentina,  se fijaron como meta inmediata, la permanencia del estudiantado en las aulas virtuales y evitar la degradaciòn laboral de cientos de profesores, que de no haberse buscado una salida ràpida quedarìan excluidos, separados de sus trabajos habituales de educar, y claro, no recibirìan sus respectivos salarios, lo que represenetaba una amenaza grave, para la estabilidad del sistema educativo nacional e internacional de consecuencias impredecibles para el presente inmediato y el futuro.

A casi un año de la implementaciòn obligatoria del sistema educativo universitario virtual, por el distanciamiento social decretado, en casi todo el mundo,  las universidades nacionales  e internacionales ya debieron iniciar  la revisiòn inmediata y obligatoria de las reglas generales  que regiràn dicho sistema, pues aunque el sistema virtual aun vive, sus delibidades son extremadamante gigantes y a veces inmanejables, pero sobre todo, de no tomar los correctivos de lugar, pudieran poner en juego la calidad de los profesionales, por falta de las pericias naturales que debe producir el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Conexión de internet

La conexión a la red virtual para recibir la docencia  reviste uno de los mayores problemas de la educaciòn virtual, pues como se comprenderà, los encuentros en algunas universidades nacionales e internacionales son regulares y en otras modulares; en los regulares, se requieren 16 encuentros de aproxiamdamente 3 horas teòricas y dos pràcticas cada uno, cuando la docencia era presencial  y en los modulares, 8 o 5 encuentros,  con  tres horas teòricas y 2 pràcticas dependiendo del tipo de sistema que  se implemente.

Envios de trabajos por las plataformas

Una de las problemáticas consiste, en que estos encuentros son boicoteados, en la mayoría de ocasiones por los mismos estudiantes, quienes en un alto porcentaje se conectan solo para alegar que están presentes, pero en realidad en un tanteo rápido, un llamado aleatorio de asistencia, no están, lo que en definitiva tipifica el fraude educativo identificado como una especie de ¨chivo presencial¨, que no se suple con la elaboración de ningún informe de lectura o redacción de trabajo, para ser enviado via cualquiera de las plataformas existentes. Este tipo de comportamiento educativo inadecuado deja fuera la pràctica, la pericia, la forma de conocer y hacer resurgir las habilidades pràcticas en los buscadores de titulación y conocimiento, sin la cual nadie puede ser considerado un profesional que pueda ser apreciado como exitoso.  

Incertidumbre provocadas por estudiates 

En otras ocasiones los estudiantes provocan incertidumbre intencional, inconformidad, desasosiego a las clases, utilizando dispositivos, con micròfonos, audios y càmaras dañados o defectuosos,  asi como falta de preparaciòn en la conexiòn de internet o  la vestidura de ropas inadecuadas, a veces a sabiendas de  lo que estàn haciendo y solo con el objeto de que el profesor justifique  y autorice su salida de la docencia, para evitar seguir provocando mas daños a la clase del dia; de esta manera terminan la clases enteras sin participar, sin exponer, sin presentar tareas y luego alegan que nunca dejaron de asistir a los encuentros y que de ser reprobados o publicàrsele una calificaciòn baja, se les estàn violando sus derechos educativos fundamentales, creando una verdadera ola de reclamos, quejas, revisiones y difamaciones contra los profesores y viceversa.

Situación de los profesores 

La situación de los profesores, tambièn plantea una problemática grave y no menos peligrosa, pues aùn no se ha fijado un estándar comùn y general del tiempo de duraciòn en la conexiòn de las clases virtuales por horas (crèditos), ni el nùmero de encuentros que deben ser fijados con carácter de obligatoriedad, provocando que algunos profesores, si una asignatura tiene tres crèditos, pretendan durar conectados con los estudiantes, hasta mas de tres horas por clase, lo que representa una verdadera locura y falta de programaciòn, pero en contra posición, estàn los que solo se conectan unos minutos y otros llegan al extremo de no conectarse nunca, pues para ellos eso no es necesario y no es parte de las calificaciones, lo que constituye un serio y grave error, “que un docente pretenda formar profesionales sin tener contacto visual o de sentido comùn con sus estudiantes”, estaríamos entonces de frente a la denominada educaciòn burbuja o invisible, sin vistas y sin contacto, lo que para la mayoría de carreras representa el inicio de su desapariciòn y la pèrdida de las buenas pràcticas.

Irritación y estrés 

El nivel de irritaciòn, provocaciòn  y choques entre profesores y alumnos es muy alto, lo cual puede ser, por una situaciòn de temperamentos personales, falta de incentivos econòmicos, desacuerdos en la forma y conducciòn de las clases, arrogancia o comportamientos violentos individual de cada ser participante del proceso enseñanza y aprendizaje,  lo cierto es, que en muchas ocasiones, los profesores olvidan que en el sistema virtual todo queda grabado como forma probatoria,  no cuidan su lenguaje, su forma de comportarse, sus gestos y ademanes, sus actos violentos, su forma de vestir y hasta sus groserìas y clasismo separativo, resultando  de muy mal gusto oir sus conversaciones desagradables con los alumnos o escuchar los plantemientos desacertados de los alumnos hacia ellos.

 Estas problemáticas han provocado muchas deserciones educativas y malestar entre los profesores, pero sobre todo muchas sesiones de trabajos adminstrativos para dirimir conflictos entre profesores y estudiantes, pero ademàs provoca de manera acelerada y alta, las evaluaciones negativas de estudiantes hacia los profesores, las denuncias, reportes y acusaciones infundadas,  provocando que por el cùmulo de esas malas evaluaciones, los centros de educaciòn susperior se vean en la necesidad de prescindir del servicio de los profesores, para evitar que las universidades se queden vacias, sin estudiantes.

Según las estadìsticas recientes, un 32% de lo que debiò ser un nivel de enseñaza y aprendizaje de calidad, se pierde con las discusiones entre profesores y alumnos, un 13% con las interrupciones de los dispositivos dañados utilizados por estudiantes mal intencionados, que pretenden aprobar calificaciones sin hacer el mas mìnimo esfuerzo de buscar un dispositivo que no moleste a la clase o un lugar donde conectarse que reciba bien su señal de internet, para evitar  que los profesores no reciban el nivel de estrés en que se encuentran, llamando la atenciòn permanente de esos ilusos estudiantes.

Estas mismas estadìsticas de mediciones internacionales educativas, reflejan, que en los sistemas educativos donde se utiliza la virtualidad  como forma educativa general, tanto los profesores como los alumnos, deben estar aptos para ese tipo de sistema; pero en el caso de la Repùblica Dominicana, solo 8 de cada 100 estudiantes tienen las condiciones para poder estar en un sistema virtual y  20 de cada 100 profesores, lo que a la larga refleja una situaciòn que reviste cierta peligrosidad, pues  el sistema dominicano con unas estadìsticas asì, estarà siempre en peligro de desaparecer o desacelerar el crecimiento universitario, pudiendo llevar cualquier universidad hasta el grado cero de origen.

Es claro que  al sistema virtual se puede acceder  desde cualquier lugar,  pero el cansancio, estrés y desasociego que produce, es mayor que el de las clases presenciales, incluso obliga a  mas gastos, pues para los  profesores itinerantes o que viajan, resultarìa mucho mejor pagar sus pasajes o comprar combustible, que tener que invertir miles y miles de pesos en dispositivos electrònicos adecuados y con capacidad de respuesta, asì como en la creaciòn de un sistema virtual, que debe ser revisado cada tres meses o antes,  por los problemas elèctricos o de conexiòn  de cada naciòn mas  los problemas que le agregan las compañías prestadoras del servicio de internet, además de que en una gran mayoria los estudiantes que ingresan al sitema educativo, en el caso de la República Dominicana, están muy limitados en los conocimientos tecnologicos, pero esos estudiantes una vez ingresados al sistema adquieren un  derecho de respuesta educativa, igual que el que se le brinda a un ingeniero en sistema que esta en curso de una segunda carrera, que conoce todas la tecnologias,  prudencia y  protocolo de manejo virtual.

Como posibles salidas a las problemáticas que se han de resolver, se plantean, el establecimiento de  paràmetros bien claros, sobre las reglas de uso e ingreso al sistema virtual con un protocolo adecuado, tambien poner a disposición de los estudiantes y profesores,  una sala de ayuda virtual con soportes tecnicos reales permanentes y localizables, que no solo existan en la teoria de la universidad, pero que al momento del problema sean inlocalizables,  para entrenar a los participantes, incapacitados o ante cualquier problema tecnico que surja del momento,  previo a que ingresen a la docencia virtual correspondiente.

Se recomienda además,  la mejora de los incentivos económicos, de manera tal,  que compensen los gastos generados y la remuneración debida a un docente de ese sistema, para los casos que apliquen en las diferentes naciones  y  finalmente, se exige la  vigilancia del comportamiento individual de profesores y alumnos, para no permitir que una simple diferencia entre dos incomprendidos, se convierta en el fin de toda una institución educativa. 

3 COMENTARIOS

  1. Buenas reflexiones pero no va al fondo del problema.
    Pobreza, limitado presupuestio, en comparación a otras instituciones del área, urgencias de soluciones a problemas viejos, la tan cacareada brecha digital.
    Propuesta: INTERNET UNIVERSAL GRATIS Y DE CALIDAD PARA TODOS. El SEC. General de la ONU, ya lo propuso.
    Vamos al fondo de los problemas.

  2. Muchas razones; pero quizás esa no sea la triste realidad que explica todas las deficiencias que se presentan, hay problemas de fondo que no se abordan, dejando el problema en aspectos importantes pero no determinantes.
    Hay una brecha digital de la cual siempre hemos hablado y ahora de un plumazo pretendemos que ya está resuelta, por la prisa de las urgentes necesidades.
    La pobreza económica, la exclusión social y política son aspectos serios y de fondo no en estás consideraciones. La universidad pública abandonada a su suerte, con un presupuesto pirrico, si lo comparamos con otras de la región.
    En fin quizás es el tiempo de poner en discusión INTERNET UNIVERSAl GRATIS Y DE CALIDAD PARA TODOS.
    Modernización de la universidad sin peros y tomar las medidas adicionales que deban ser tomadas.

  3. No hay desperdicio en este análisis, puesto que trabajamos bastante . Como docente estoy de acuerdo que en los encuentros con los estudiantes sean obligatorios y que se creen mecanismos para la regularización de la virtualida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here