Alegato de Soberanía y Represión Política 

0
97
Osiris Disla Ynoa, Foto de Archivo.

Por: Osiris Disla Ynoa 

 

En algunos países del Continente Americano, sobre todo en los últimos años, se ha aumentado la represión política, los apresamientos ilegales y la conformación de grupos paramilitares de ajusticiamiento y denigración pública y privada de los derechos humanos. 

El abuso de poder hacia los ciudadanos comunes desde los litorales de los cuerpos represivos policiales, militares y grupos subversivos, denominados ¨de resistencia y protección de la patria y la soberanía¨, son ya normales y comunes en algunos países, a sabiendas de que esos actos brutales de uso de la fuerza desproporcionada constituyen en muchas ocasiones crímenes contra la humanidad que deben ser perseguidos por la Corte Penal Internacional. 

Es muy común en los países de Venezuela, Nicaragua y Cuba, escuchar   discursos casi continuos de sus desgobiernos contra organismos y entes internacionales ligados a los derechos humanos, entre los que están los Estados Unidos (EUA), la Unión Europea (UE) y España.  Lanzan improperios, tales como ¨Piti-Yanquis¨ ¨Anti Revolucionario¨ ¨Los gringos¨ ¨colonialistas¨ entre otros términos peyorativos y descalificativos. Eso hacen aquellos enemigos de sus poblaciones que se mantienen en el poder a veces de manera ilegal e ilegítima, cuando son llamados a la atención o se les critica sus abusos de poder, pero los abusos, detenciones ilegales, complicidad del sistema judicial y los cuerpos investigativos del Ministerio Público y de persecución penal continúan ahí, latente y cada día en pleno desarrollo.

Ante las quejas de los ciudadanos y pobladores de esos países, por el aumento de la inseguridad, la represión  política que viven en la actualidad y el peligro  de la creación de grupos de ajusticiamientos paramilitares,  la destrucción de la economía a causa de la corrupción, así como  la pandemia del hambre masiva que los conduce a la muerte, la respuesta es, apresamientos corporales ilegales indebidos y persecución infernal contra los opositores que tienen posibilidad de llegar al poder político.  

Se intenta establecer en el mundo desde estos gobiernos  violadores de los derechos humanos y las libertades públicas, que la lucha es ideológica, pero hay otros países donde la ideología que ellos profesan es mas arraigada y  sus habitantes no sufren hambre a ese nivel, ni represión tan perversa, lo que evidencia que no es una lucha ideológica sino de corrupción personal y abuso de poder deliberado contra los particulares, en definitiva, una clara violación a los Derechos Humanos y fundamentales, pero sobre todo, se trata de  falta de visión y control progresista sobre la economía y su forma de manejo, una acción perversa de ambición personal, violación a la constitución y el sistema legal interno y externo,  con el objeto  de mantenerse en el poder  a como dé lugar y acallar a todo aquel que se oponga o difiera de esta forma vil de gobierno.

La soberanía de los pueblos tiene un límite mundial, que es la protección y cuidado de sus propios pobladores, pero cuando la población está siendo aniquilada mayormente por hambre y falta de los servicios indispensables casi de manera masiva, el alegato de soberanía es falso y constituye un simple discurso que agrega un aditivo de represión política malvada, que debe ser detenido al costo que sea, sin importar las consecuencias momentáneas, pero por una mejor y segura comunidad internacional. 

Los apresamientos ilegales, represión política, abusos policiales, la hambruna y el maltrato a los jóvenes que protestan en Cuba, Venezuela y Nicaragua, tan solo  porque desean conectarse  al  servicio de internet y las redes sociales,  y vivir dignamente (comer), así como el silencio cómplice de Verónica Michelle Bachelet Jeria, actual alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU (ACNUDH), representa una afrenta sin comparación y evidencia que la Secretaria General de la  ONU, órgano del cual es dependiente, debe llamar la atención de la Asamblea General sobre la situación de inacción de esta comisionada, para que se proceda de manera inmediata a su destitución, porque ella ha contribuido a que hoy los derechos humanos en el mundo estén en sus peores momentos y su ideología personal impide que ese órgano que dirige cumpla la misión para la que fue creado.

Mientras los desgobiernos de Venezuela, Nicaragua y Cuba, de Nicolás Maduro Moros, Miguel Díaz Canel, Daniel Ortega y Rosario Murillo, gritan la falsa expresión ¨patria o muerte venceremos¨, sus pueblos proclaman en multitudes y manifestaciones reprimidas ¨patria sana, libertad y abajo la dictadura¨, eso hace la diferencia entre la verdad y la mentira, la simulación de proclamación de soberanía y la represión política sin límite real.

Como un ejemplo de ver la diferencia entre el buen manejo de la  economía  y la corrupción e inoperancia disfrazada de ideología soberana,  y sin ningún ánimo de exaltar esos gobiernos, se puede presentar los casos, Rusia y  China, de  reconocida trayectoria comunista, pero con una economía tan sólida, que sus habitantes en cierto modo prefieren vivir eternamente en su territorio, sin emigrar a ningún otro país, a no ser las migraciones necesarias y comunes de los seres humanos libres, pudiendo notarse con estos ejemplos que lo seres humanos dan mas prioridad a la  comida y seguridad personal que el tipo de régimen, siempre que estos le protejan, no abusen contra ellos ni los maten de hambre, como en la actualidad sucede en   Venezuela, Nicaragua y Cuba.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here