Inexperiencia, Traición y Violación de la Ley 53-07

0
116

Por: Osiris Disla Ynoa, M.A

Recientemente transcurrió el proceso electoral entre los abogados y en el mismo se vio de todo menos una democracia correcta. El caso mas común fue el dispendio de dinero y el abuso del poder que brinda el estado lo que se ha convertido en una practica muy común dentro del Partido de la Liberación Dominicana PLD y un grupo de lavasacos súbditos del desconocimiento, la falta de independencia y experiencia.

En la República Dominicana parece ser que la seriedad tiene un límite, “las papeletas indebidas“, producto de la corrupción, el chantaje y el latrocinio en un país que cada día se hunde mas en la compra y venta de conciencia de personas que no respetan la patria y tienen una moral fingida.

Existe una oposición débil e hipócrita que piensa que en dos días se ganan elecciones con candidatos sin experiencia y sin arrastre entre las personas, como sucedió en su gran mayoría con los candidatos presentados por la oposición a las elecciones del Colegio Dominicano de Abogados, que con algunas excepciones eran títeres de su propia inexperiencia.

Se habla de traición y engaño, y habría que preguntarse: ¿quienes fueron los traicioneros?, pues intentando justificar un derecho perdido y con pocas esperanzas de haber sido alcanzado, violan seriamente la ley penal como lo han hecho algunos programas televisivos, periódicos y grupos de las redes sociales que pusieron a circular unos supuestos audios de traición pero no presentaron la orden del juez que le autorizó a propagar y sustraer los datos.

La Ley 53-07 castiga con pena alta la difusión y extracción de datos sin autorización  judicial, así que todos los que la sustrajeron y propagaron se convierten en criminales confesos dignos de ser sometidos a la justicia penal. Se hablaba de interceptaciones telefónicas ilegales en esa campaña del Colegio de Abogados, y parece ser cierto, pues individuos inescrupulosos e indiscretos consiguieron audios de manera ilegal y los lanzaron a las calles como si eso no fuera penal, razón por la cual los victimarios pudieran ir a la cárcel sin ningún comedimiento.