Hipólito Mejía simpatiza con primarias abiertas, pero acoge decisión del PRM

0
31

Santo Domingo. El expresidente Hipólito Mejía manifestó que le agrada el sistema de las primarias simultáneas y abiertas porque a su entender fortalecería la democracia y solucionaría el problema del transfuguismo.

Pero de inmediato aclaró que por disciplina partidaria apoya la decisión del Partido Revolucionario Moderno de promover las primarias cerradas.

Mejía consideró que las primarias simultáneas y abiertas ayudarían a disminuir también la compra de votos en los procesos internos de los partidos.

“Mi gente decidió al vapor el (padrón) cerrado y dije que que yo soy disciplinado (y por eso asumió ese método)”, expresó Mejía.

Precisó que la compra de militantes solo se acaba “si todos podemos votar el mismo día”.

Padrón difícil

El expresidente Mejía reconoció que la celebración de primarias abiertas y simultáneas se constituiría en una carga económica para el país, ya que la Junta Central Electoral necesitará más recursos para organizar cada evento eleccionario de los partidos.

No obstante, dijo que la misma será necesaria para el fortalecimiento de la democracia.

Indicó que la carga burocrática del Estado es más costosa para el país.

“RD$ 5 mil millones, eso es nada para la democracia, tú le sacas esos cinco mil millones a los RD$816 mil millones del Presupuesto y quedan RD$811 mil”, señaló.

El expresidente Mejía habló durante los Coloquios de EL DÍA, al cual asistió acompañado de su vocero, Eddy Olivares, y su nieto Juan Garrigó Mejía.

PLD tiene “cáncer”

En otro orden, al evaluar la situación actual del Partido de Liberación Dominicana, el expresidente de la República afirmó que esa organización está muy enferma, debido a los actos de corrupción y escándalos que incluye a miembros de esa entidad.

“El PLD tiene cáncer en el páncreas, que le hizo metástasis en el colon, en el cerebro y en la próstata”, expresó el exmandatario.

La deuda pública

Para Hipólito Mejía otro problema que pone en peligro la estabilidad económica del país es el nivel de la deuda externa.

El expresidente considera que las autoridades no pueden continuar incrementando los niveles de endeudamiento que tiene el país.

“El 50 por ciento del Presupuesto lo tenemos endeudado.

Eso es insostenible. Eso no puede seguir creciendo, ni que me lo diga san Danilo, ni que me lo diga de la Comunidad Económica Europea, ni los americanos, eso no es sostenible”, señaló.

Entiende que hay que detener “ese tipo de dispendio” creando políticas que permitan el crecimiento de los sectores productivos que impactan en la economía.

También considera necesario apoyar más las áreas que crean puestos de trabajos estables.

La corrupción

El expresidente expresó que la corrupción es un problema que afecta no solo a República Dominicana, sino que es global.

Dijo que el problema se resuelve dando participación a las personas serias que tiene la sociedad.

“Yo recuerdo que en mi gobierno había muchos secretarios de Estado y cuando decían los políticos son todos ladrones, nos parábamos varios”, dijo, al manifestar que conoce personas serias.

Ley electricidad.

Mejía criticó la decisión del Gobierno de construir las plantas de carbón en Punta Catalina, y no fortalecer la aplicación de la Ley General de Electricidad.

Corrupción.

El exmandatario consideró que el problema de la corrupción va más allá de los
políticos.

Yuniol: “Un asesinato execrable y dañino”

El expresidente Hipólito Mejía calificó como “un asesinato execrable” la muerte violenta del abogado Yuniol Ramírez Ferreras, un exmilitante del Partido Revolucionario Moderno.

“Un asesinato que ha hecho mucho daño al país, a la sociedad dominicana”, especificó el exmandatario.

Mejía dijo que la muerte de Ramírez Ferreras es un mal comienzo, porque lleva a un camino “muy peligroso”, al que deben “ponerle freno”.

“Mi presidente Antonio Guzmán decía que para comer y rascarse solo hay que iniciar”, dijo para advertir que el problema puede salir de control de las autoridades.

Mejía consideró que el presidente Danilo Medina reaccionó rápido al disponer la cancelación del exdirector de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), Manuel Rivas, quien guarda prisión preventiva por su implicación en el caso, pero criticó las primeras declaraciones de los investigadores, las que llamó desafortunadas.