Estado Unidos continúa sancionando funcionarios corruptos de América Latina

0
34

WASHINGTON. — El gobierno de Estados Unidos anunció el viernes que está imponiendo sanciones a cuatro generales venezolanos, a los que acusa de incurrir en actos de corrupción y violaciones de derechos humanos, en un intento por aumentar la presión sobre el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Entre los militares sancionados por el Departamento del Tesoro norteamericano están Rodolfo Marco Torres, un general retirado y ahora gobernador del estado de Aragua, y Francisco Rangel Gómez, otro ex general y ex gobernador del estado Bolívar.

El año pasado, The Associated Press recolectó documentos y testimonios de empresarios que describieron a Marco Torres, un ex ministro venezolano de Alimentación, como una figura clave involucrada en importaciones fraudulentas de alimentos.

Los otros afectados por el anuncio del viernes son Fabio Zavarse Pabón, un general de división de la Guardia Nacional Bolivariana, y Gerardo Izquierdo Torres, general mayor del Ejército que ocupa otros altos cargos. Maduro ha nombrado a muchos oficiales militares para posiciones gubernamentales de alto perfil.

“El presidente Maduro y su círculo íntimo continúan poniendo sus propios intereses por encima de los del pueblo venezolano”, explicó el secretario del Tesoro Steven Mnuchin en un comunicado. “Esta acción subraya la determinación de Estados Unidos de hacer que rindan cuentas Maduro y a otras personas involucradas en la corrupción en Venezuela”.

La acción congela cualquier activo que tengan los militares bajo jurisdicción estadounidense. Los estadounidenses tendrán prohibido desde ahora hacer negocios con ellos.

Las sanciones se suman a las ya aplicadas contra decenas de funcionarios y ex funcionarios venezolanos a los que Estados Unidos ya ha amonestado. Entre ellos figura el vicepresidente Tareck El Aissami por su presunta participación en el tráfico internacional de drogas.

Washington también ha impuesto sanciones económicas a la nación sudamericana en momentos en que Venezuela busca refinanciar una abultada deuda internacional.