Doce mujeres se infectan con una bacteria en clínicas de Santo Domingo

0
156

La ciudad de Nueva York advirtió ayer que doce mujeres que se sometieron a cirugías plásticas en dos clínicas de Santo Domingo contrajeron una seria infección causada por la bacteria Mycobacterium abscessus.

Ocho de esas pacientes fueron operadas en el Centro Internacional de Cirugía Plástica Avanzada (CIPLA), una clínica que fue cerrada por el Ministerio de Salud Pública en el año 2013 por la muerte de tres pacientes, Aidé Frías, Aida Peña y Altagracia Mejía, entre el 27 de mayo y el 14 de junio.

Pero la clínica había tenido otro deceso antes, el de María Mercedes, el 13 de julio del año 2011; y tuvo otro después, el de Mariela Josefina Tineo, de 39 años, el 29 de marzo del 2016.

En el caso de Tineo, que fue muy sonado porque la Embajada de Estados Unidos presionó para que le hicieran la autopsia, se estableció que murió por una infección severa provocada por una bacteria.

SP investiga. Una vez se conoció la advertencia hecha por la comisionada del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York, Mary Bassett, el Ministerio de Salud Pública envió una nota de prensa en la que sostiene que un equipo de expertos investiga las dos clínicas privadas “por varios casos de infecciones bacterianas atípicas con antecedentes de cirugías estéticas realizadas a pacientes en la ciudad de Santo Domingo”.

El ministerio indica que las víctimas, que fueron reportadas por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), son doce mujeres de entre 28 a 39 años que tuvieron intervenciones quirúrgicas entre el 13 de marzo y el 4 de junio de este año en las dos clínicas dominicanas.

Aunque Salud Pública no menciona las clínicas, el Departamento de Salud destacó que la mayoría fueron tratadas en el CIPLA.

De los doce casos, según explicó Salud Pública, hay ocho mujeres que residen en New York, dos en Connecticut, una en New Jersey y la otra en Massachusetts.

Salud Pública dijo además que monitorea y acompaña a los centros que hacen procedimientos quirúrgicos para mantener el control de los quirófanos, la calidad y condición de los esterilizadores y los factores que pudieran vincularse a procesos infecciosos.

La advertencia. Tras emitir la alerta, Basset urgió a quienes se hayan sometido a cirugías estéticas en el país y hayan desarrollado una infección cutánea a que llamen a un médico “de forma inmediata”.

Según explicó la bacteria Mycobacterium abscessus, asociada con operaciones como la liposucción o el aumento de senos, puede provocar inflamación y llagas que pueden requerir de hospitalización.

Por ello, la ciudad de Nueva York emitió una alerta pidiendo a los médicos y a la ciudadanía que reporten cualquier caso sospechoso de infección de piel o tejidos blandos en gente que haya viajado a República Dominicana para someterse a operaciones cosméticas desde enero.

Año tras año. La primera vez que los Estados Unidos advirtió acerca de la presencia la bacteria Mycobacterium abscessus en la República Dominicana fue en el 2003.

Reportes y estudios médicos de la época indican que entre el 2003 y el 2004 hubo 12 casos de infección por la bacteria en pacientes de Nueva York, Massachusetts, Carolina del Norte, Rhode Island y Puerto Rico.

Las advertencias parecieron cesar después del 2004 pero volvieron con fuerza a partir del 2013, cuando reportaron 21 contagios de mujeres que se operaron en cinco clínicas estéticas dominicanas entre marzo del 2013 y febrero del 2014. A partir de ese momento los CDC han mantenido una alerta por la presencia de la bacteria en el país.

Suiza. La bacteria no solo ha provocado serias complicaciones de salud a mujeres hispanas que residen en los Estados Unidos y Puerto Rico: entre octubre del 2012 y agosto del 2014 el Centro Nacional de Referencia de Microbacterias de Suiza registró siete pacientes suizas de descendencia hispana que se habían operado en la República Dominicana y dieron positivo a la bacteria. Estaban en hospitales de Alemania, Francia e Italia pero sus casos fueron notificados al centro.