Cirujano aboga por capacitación para disminuir muertes por trauma en RD

0
93

El director médico del Soporte Vital Avanzado en Trauma y Soporte Vital de Trauma Prehospitalario (ATLS/PHTLS) , Alejandro Soto Méndez, aseguró hoy que en el país falta clasificar los centros de trauma para buscar solución a la atención de los pacientes afectados por colisiones, tras indicar que de no tomarse medidas podrían incrementarse las muertes y lesiones permanentes.

“Uno de los factores importantes es identificar los momentos del trauma ya que el 48% ocurren los fines de semana y en el horario de 7:00 de la noche a 5:00 de la mañana, en momento en que en el país no existe una vigilancia de la prevención, con un sistema pre-hospitalario con entrenamiento adecuado ni centro con capacidad de respuesta”, sostuvo el especialista en trauma.

Sostuvo que hasta que no se mejoren todas esas debilidades que tiene el sistema en la República Dominicana, se continuará con los altos porcentajes de muertos por trauma.

Aclaró que en la prevención se trabaja con la aplicación y cumplimiento de las leyes de tránsito, así como en el desarrollo del sistema vial, lo que tiende a mejorar, pero que se requiere impulsar sistema de charlas escolares para que las informaciones lleguen a las familias sobre los valores de cómo comportarse como ciudadano.

Expresó que en la República Dominicana el componente entrenamiento y evaluación no se ha desarrollado, lo que implica que el personal que maneja el trauma no tiene la capacitación ni en un 25% en el ámbito prehospitalario e intrahospitalario.

Recomiendó la formación en el país de un departamento de fiscalización y supervisión que se encargue del entrenamiento del personal, que vele y exija la capacitación adecuada y acorde con los tiempos.

Expresó que en el componente prehospitalario, en el trauma se maneja la hora dorada y los 10 minutos de platino que corresponden a la atención prehospitalaria de realizar procedimientos cuando existen lesiones que pueden llevar a la muerte al paciente.

El especialista agregó que de acuerdo a las estadísticas internacionales, el 50% de los pacientes que reciben trauma complejos mueren en la primera hora.

“Se sabe que en el país hay un alto porcentaje con estadística por encima de la mortalidad, pacientes que quedan con secuelas y lesiones permanente, entre los cuales están personas por debajo de 45 años, que son el ente productivo de una nación y que llegan a ser una carga económica para su familia y el Estado”, dijo.

Soto Méndez advierte que de seguir este ritmo la República Dominicana en los próximos 20 años no contará con una fuerza laboral adecuada.

Reveló que en el país se ha identificado una gran debilidad, porque aun cuando se cuenta con el 911 no se evidencia la suficiente capacitación del personal para identificar esas lesiones que pueden matar al paciente en la escena, y la incapacidad para realizar el procedimiento oportuno a fin de tratar esas lesiones.

El cirujano y especialista en trauma dijo que las estadistas mundial muestran que el 42% de los pacientes que reciben traumas complejos mueren en las dos horas después del evento, lo que se relaciona con el manejo prehospitalario inadecuado, transporte inoportuno y mal manejo intrahospitalario.

Insistió en que en la República Dominicana se debe clasificar los centros que manejen trauma y darle entrenamiento adecuado al personal, “ya que el componente del sistema para la atención del trauma se divide en prevención, entrenamiento y evaluación, prehospitalaria y rehabilitación”.

Dijo que el 48% de los traumas en el país ocurren los fines de semanas y que el personal de salud evidencia debilidad en la atención del paciente, lo que se ha convertido en una amenaza para el manejo del trauma en este país.

“El 50% de los pacientes que reciben trauma se muere en la primera hora y el 42% en las dos horas después de ocurrir el evento”, reveló también cirujano y especialista en trauma.

Destacó que un estudio hecho en Santiago demostró que el 70% de los choques que se producen en la República Dominicana se deben a los efectos del alcohol.